París, Francia.- La crisis de la selección de Francia, una subcampeona del mundo al borde de la eliminación del Mundial a la primera de cambio y con un equipo amotinado tras la exclusión del delantero Nicolas Anelka, ha comenzado a provocar una estampida entre los patrocinadores oficiales de los 'bleus'.
"A la vista de la situación actual, de lo que pasa en la selección francesa, hemos suspendido la campaña" de televisión que había comenzado a principios de mes y que estaba previsto que terminase el próximo día 25, coincidiendo con el final de la fase de grupos del Mundial, declaró a Efe una portavoz del banco Crédit Agricole.

Se trata de la primera vez que el llamado "banco verde" se borra así de una campaña de publicidad, explicó la portavoz, quien señaló que "es demasiado pronto" para decir si retirará su apoyo económico a los 'bleus', cuya cuantía no quiso precisar.

También la cadena de comida rápida Quick ha puesto fin a la campaña que protagonizaba el expulsado Anelka, aunque las calles de Francia siguen forradas de carteles en los que el ariete del Chelsea levanta una hamburguesa como si fuera una copa de campeón.

La empresa energética GDF Suez, por su parte, se ha sumado a los patrocinadores oficiales que han puesto el grito en el cielo y califican la situación de "increíble".

"Estamos indignados con lo que pasa. Es una falta de respeto para todo el mundo. Es increíble... lo nunca visto", declaró un responsable de GDF Suez al diario Le Parisien, que aseguró en su edición digital que los mecenas de la selección pasaron el día de ayer, domingo, al teléfono para evaluar cuál es su respuesta.

En el caso de GDF Suez, siempre según Le Parisien, se analizan las cláusulas contractuales que les vinculan con el equipo para la Eurocopa de 2014 y para el próximo Mundial de Brasil para ver "qué es lo que se puede denunciar" porque no se pueden dejar las cosas "en este estado", con una "selección nacional que ofrece una imagen tan degradada del deporte".

Otros patrocinadores (la operadora SFR, la cadena de distribución Carrefour y el constructor automovilístico Toyota) estaban esta tarde reunidos para examinar sus estrategias de comunicación.

Aunque no todos se marchan o se esconden. Adidas, la marca alemana de ropa deportiva que patrocina a la selección de Francia ha hecho saber que continuará con su operación publicitaria con los 'bleus' como reclamo "mientras sigan en la competición".

El último del rosario de acontecimientos extradeportivos en los que ha encallado la selección francesa tuvo lugar hoy, lunes, en la víspera del último partido de la fase de grupos (que Francia sólo superaría si golea a Sudáfrica y México y Uruguay no empatan): los 'Bleus' decidieron entrenarse sin los logotipos de los patrocinadores en la equipación.

Es otro episodio más del vodevil galo, que empezó con pobres resultados deportivos (un empate frente a Uruguay y una derrota contra México) y se agravó al filtrarse a la prensa que Anelka había insultado al técnico Raymond Domenech en el descanso contra los aztecas y que, además, se había negado a disculparse.

Pero el golpe definitivo de los 23 de Francia llegó ayer, domingo, cuando los jugadores decidieron no entrenarse como protesta por la exclusión de Anelka del equipo, al tiempo que anunciaban que darían caza al "traidor" que había abierto la caja de pandora de los secretos del vestuario e hicieron que fuera Domenech el que leyera el comunicado que habían redactado a mano en el autobús.

Mientras los medios franceses no salen de su asombro ante el comportamiento de los jugadores y la clase política se suma a las críticas contra los subcampeones, el público parece no haberse desenganchado del Mundial, a pesar del espectáculo de los suyos.

Desde TF1, la cadena de televisión que compró los derechos de transmisión del Mundial en Francia, intentan capear el temporal y aseguran que las expectativas de audiencia son excelentes, independientemente de lo que haga el equipo de Francia.

"Estamos consiguiendo muy buenas audiencias desde el inicio del Mundial y, sea cual sea el futuro de los 'bleus', la competición se anuncia positiva para TF1", aseguró a los medios locales el presidente de la cadena, Nonce Paolini, quien admitió que la eliminación de Francia estaba prevista y que sólo privaría a su televisión de un "extra" publicitario.

No obstante, TF1, cuyas acciones cayeron en Bolsa cerca de un uno por ciento al día siguiente de la derrota de Francia contra México, perdió hoy casi un dos por ciento adicional.