Este eclipse total de Sol, el primero de 2010, promete ser uno de los más bellos de los últimos años. Foto: Especial/ NASA
Notimex
Unos cuatro mil turistas y científicos comenzaron a llegar a la Isla de Pascua que quedará bajo la sombra hasta por cinco minutos
Unos cuatro mil turistas y científicos comenzaron a llegar a la Isla de Pascua para observar este domingo un eclipse total de Sol que dejará en la penumbra total a la zona del Pacífico de cuatro a cinco minutos.

El 11 de julio la sombra recorrerá el sur del océano Pacífico, sobrevolará la Polinesia y se extinguirá en la isla chilena, ubicada a 3 mil 700 kilómetros de las costas sudamericanas.

Este eclipse total de Sol, el primero de 2010, promete ser uno de los más bellos de los últimos años, ya que tendrá lugar en uno de los lugares más hermosos y no urbanizados de todo el mundo.

Los "cazadores de eclipses" llegaron con modernos y sofisticados equipos para intentar captar las mejores imágenes del fenómeno, el cual será un acontecimiento para la isla, cuyas autoridades prepararon una serie de actividades especiales.

La directora del Servicio Nacional de Turismo (Sernatur) de Chile, Jacqueline

Plass, dijo este martes a la radioemisora local ADN que "las reservas en hoteles y residencias de la isla están completamente llenas para este fin de semana".

"En Rapa Nui (Isla de Pascua) el fenómeno durará entre cinco y seis minutos y tendremos alrededor de cuatro mil turistas en la isla este fin de semana que verán la oscuridad en pleno día cuando la Luna se interponga entre el Sol y la Tierra", indicó.

Aseveró que "la comunidad científica hace tiempo que tenía en su agenda este eclipse de sol, por lo tanto los boletos aéreos a la Isla de Pascua están absolutamente vendidos y las reservas están completamente llenas".

"La Isla de Pascua tendrá un bonito fin de semana en todos los aspectos, porque el tema del turismo impacta fuertemente en el empleo y la economía", comentó.

Las autoridades locales y policiales de la posesión chilena en el Pacífico, que tiene unos cuatro mil habitantes, adoptaron medidas extraordinarias para la protección de los monumentos arqueológicos, entre ellos los conocidos "may", monolitos de piedra volcánica.

La isla, conocida en idioma rapanui como "Te pito o te henúa" (El ombligo del mundo) o "Mata Ki te rangi" (Ojos que miran al cielo) fue bautizada como Isla de Pascua por el navegante holandes Jakob Roggeveen, cuando llegó el 5 de abril de 1722.

En 1888 Chile la anexó a su territorio tras firmar un tratado con sus habitantes mediante el cual éstos cedieron la soberanía, operación que estuvo a cargo del capitán de la Armada de este país, Policarpo Toro.

Plass señaló que el fenómeno también se podrá observar en la ciudad de Puerto Natales, distante tres mil 285 kilómetros al sur de Santiago, y en otros puntos del país pero en forma parcial.