El mexicano Javier Aguirre, entrenador del Atlético de Madrid, afirmó hoy que su equipo, con la plantilla y los objetivos de esta temporada, está "obligado" a ganar cada partido y recordó que aún quedan 36 jornadas que permitirán situar a su conjunto en el lugar que merece.
Majadahonda, España.- "La obligación de este equipo es ganar. Con el plantel que tiene y los objetivos que tiene, está obligado a ganar cada semana. Y Murcia no es la excepción. Estamos obligados a jugar bien y ganar. Ahora, como venimos de dos partidos sin ganar, esa obligación se hace más patente", explicó en rueda de prensa.

El técnico está contento con la trayectoria de su equipo. "En UEFA estuvimos magníficamente bien, estupendo. En Liga me hubiera gustado tener algún puntito más. Creo que hemos merecido algo más, pero también soy consciente de que hay 36 jornadas por delante que nos van a permitir ocupar el lugar que este equipo merece", declaró.

El equipo llegará a ese partido tras el parón liguero. "No ganamos el último partido. Esa es la última imagen que queda, es el último estado de ánimo. No es el ideal, no ganamos en casa, entonces vamos con un sabor amargo. Además se nos fueron diez u once jugadores con sus selecciones", valoró.

"Hasta hoy, ni siquiera, porque Perea llegó a las once de la mañana, no hemos tenido el equipo completo en el entrenamiento. Mañana haremos un entrenamiento para jugar en Murcia, pero es algo que sufrimos los equipos que aportamos jugadores a las selecciones. Es con lo que hay que aprender a convivir para este año", añadió.

Aguirre aún no tiene decidido el once para Murcia, aunque avanzó que será muy parecido al último choque ante el Mallorca. "No lo sé aún. Voy a ver cómo llegó Perea. Luis García tiene un golpe en la rodilla, que está inflamada, Seitaridis pidió el cambio en Noruega por un golpe y Raúl García vino con un golpe", comentó.

"Entonces, de los que se fueron con sus selecciones tenemos dos lesionados, Raúl García y Seitaridis. De los que nos quedamos, Maxi está terminando de salir y Eller, Cléber y Antonio López tienen molestias en los tobillos. La más preocupante es la de Luis García. No he visto a Perea, pero nos dicen que tiene un golpe", indicó.

"El parte médico ahora mismo no descarta a nadie, pero el doctor me recomienda con Seitaridis, Maxi, Perea y Raúl García darles 24 horas y mañana decirme si están para jugar. No parece de gravedad, con lo que mañana tendré el equipo. Creo que será muy parecido (al del partido ante el Mallorca)", continuó.

El argentino Maxi Rodríguez regresará al campo donde se lesionó el pasado año en su rodilla. "Él está encantado de ir, es un profesional, es un hombre que ha superado su lesión física y mentalmente y está estupendo para jugar. Ahora tiene una sobrecarga en el aductor. Por eso no fue a Australia. Y hasta hoy hizo trabajo especial. A ver mañana como está, pero, si está bien, jugará", dijo.

Más dudosa es la participación del brasileño Cléber Santana, ya recuperado de un esguince, aunque los médicos recomendaron que no juegue este partido. "Tiene una buena evolución, sorprendentemente buena, y quiere estar, pero debe entender que hay seis partidos en tres semanas. Entonces hay que tenerpaciencia", explicó.

También es duda el italiano Christian Abbiati. "No ha trabajado en toda la semana. De hecho renunció a ir con la selección. Al final de cuentas, hay tantos partidos que espero que todos se recuperen y jueguen todos", agregó.

El entrenador, por otro lado, defendió que su conjunto está "muy bien físicamente", según ha comprobado en las pruebas de esta semana, y avanzó que hará rotaciones en los próximos encuentros de Liga, aunque el once del próximo domingo ante el Murcia será "muy parecido" al de la pasada jornada frente al Mallorca.

"Uno hace los cambios en función a lo que ve dentro del terreno de juego. Hicimos ocho en el partido de UEFA y así haremos cada semana, de ocho a nueve cambios en cada partido. Entonces intentaremos que todos tengan minutos este mes por lo menos, porque tenemos seis partidos, cuatro en Liga y dos de UEFA. Trataremos que estas tres semanas intensas jueguen los 22 jugadores", reveló.

A nivel personal, el técnico reconoció que está "muy bien". "El equipo está trabajando bien, serio, tranquilo. Nos gustaría tener más puntos y eso siempre genera más tranquilidad en la afición, en la junta directiva y en la gente que toma decisiones. Pero por lo demás estoy bien", comentó.

"Estamos con ilusión de que esta temporada sea mejor que la del año pasado, teniendo UEFA, que es una competición que nos hace mucha falta y mucha ilusión; Copa del Rey, que el año pasado duramos poco; y Liga, para estar entre los cuatro mejores. No hay por qué a la jornada dos ponerse serios, tristes o bajar la guardia", apuntó.

La plantilla del Atlético no cuenta esta temporada con ningún madrileño en sus filas. "Es producto seguramente de la globalización del fútbol. Estamos viendo en las selecciones nacionales que casi todos o muchos jugadores actúan en otros clubes de otros países. Uno recuerda las Copas de Europa, el Madrid, el Chelsea o el Arsenal, que juegan con tres nacionales y ocho no nacidos en ese país", dijo.

"Es producto de esa globalización que se produjo desde la Ley Bossman. Y es así. En ese sentido siento que se ha profesionalizado tanto el juego que se llega a estas situaciones. No es lo ideal, siempre es preciso tener jugadores de la cantera y más si son naturales de la ciudad del equipo al que pertenecen, pero eso es lo ideal, luego la realidad es otra", concluyó.