El hijo del legendario Julio César Chávez enfrentará este sábado al estadounidense Troy Rowland en la semifinal de la función "Fuerza Explosiva", que estelarizarán Manny Pacquiao y Miguel Cotto en la Arena Garden del hotel casino MGM Grand.<br>Foto: Especial
Notimex
El boxeador sinaloense Julio César Chávez junior no se anda con rodeos y afirmó que está listo para ganar un campeonato mundial en peso superwelter en el 2010 y demostrar su capacidad a los aficionados.
El hijo del legendario Julio César Chávez enfrentará este sábado al estadounidense Troy Rowland en la semifinal de la función "Fuerza Explosiva", que estelarizarán Manny Pacquiao y Miguel Cotto en la Arena Garden del hotel casino MGM Grand.

"Me siento capaz para dar el paso a un cinturón mundial. Me gustaría que fuera reconocido por el Consejo Mundial de Boxeo que siempre apoyó a mi padre", comentó el junior en entrevista con Notimex.

Chávez Carrasco ocupa una suite en el lujoso casino y es considerado la próxima figura de la promotora Top Rank, que preside Bob Arum, quien apoyó en los últimos años al tijuanense Erik "Terrible" Morales y José Luis Castillo, entre otros.

"Desde que debuté en el boxeo profesional tengo la presión de ser hijo de Julio César Chávez, el mejor boxeador de la historia en México, pero ya me acostumbré y trato de ofrecer lo mejor de mí en cada combate", apuntó.

Nacido en Culiacán, Sinaloa, "Julito" lleva el boxeo en la sangre y siempre acompañó a su famoso progenitor en las grandes carteleras que estelarizó en su carrera, en los principales casinos de Las Vegas, Nevada.

"Me gustaría disputar el cinturón mundial en México o aquí en Las Vegas, la ciudad más importante para el boxeo en los últimos años", comentó el entrevistado con camisa de vestir y pantalón negro de reconocida marca italiana y reloj suizo de miles de dólares.

A sus 23 años de edad y seis en el boxeo de paga, Chávez Carrasco tiene marcas de rating en la televisión mexicana cobijado por el apellido de su legendario padre, quien ganó tres coronas mundiales en diferentes divisiones y es considerado el mejor en la historia de México.

"Quiero corresponder al legado de mi papá. Desde niño tuve el sueño de ser campeón del mundo y estoy a un paso de lograrlo si Dios quiere", apuntó optimista el peleador sinaloense acompañado de sus tíos Rodolfo Chávez y Miguel Molleda, integrantes de su equipo de trabajo.

Entre los campeones que podrían enfrentar al junior, se menciona al argentino Sergio Martínez, actual dueño del cinturón superwelter del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), "no me importa contra quien, yo quiero ser monarca mundial", enfatizó.

El sinaloense aclaró que no le interesa disputar un cinturón interino, "quiero el campeonato mundial para demostrar que soy buen boxeador, que me preparo al cien por ciento para cumplir mi sueño de niño".

Julio César Chávez junior (40-0-1, 30 nocauts), espera el apoyo de sus promotores Bob Arum y Fernando Beltrán para firmar la "pelea grande" que le gustaría fuera en la Arena Garden del MGM, donde su padre tuvo grandes noches o en territorio mexicano, donde la gente le ofrecería todo su apoyo.

"Seré monarca en el 2010", puntualizó Chávez Carrasco para retirarse al gimnasio en el cierre de su preparación y reportarse este viernes al pesaje en la Arena Garden, sede de la cartelera internacional "Fuerza Explosiva".