Notimex
Pardo comentó que él durante su estadía en Alemania estuvo de cerca con un caso similar, el del delantero de origen nigeriano y seleccionado de Alemania, Gerald Asamoah, quien también sufre de un mal del corazón y aunque se le ha dicho que ya no puede jugar, él se mantiene en actividad.
México, D.F..- Aunque Antonio de Nigris asumió la responsabilidad de seguir jugando pese a que ya se le había detectado un mal congénito, la situación, sin embargo, es un duro golpe para el mediocampista de América, Pavel Pardo, quien experimenta la tristeza por la muerte de un compañero.

El mundialista en Francia 98 y Alemania 2006 tuvo la oportunidad de convivir con el "Tano", no sàlo en la selección mexicana, sino también con América, durante el inicio del Torneo Clausura 2003.

"Es triste, un golpe duro, porque es joven, yo lo conocí, me llevaba bien con él, aquí en el equipo y en la selección, fue un golpe muy fuerte y es difícil asimilar este tipo de situaciones, que descanse en paz y apoyar a la familia porque el apoyo moral siempre sirve", indicó.

Pardo comentó que él durante su estadía en Alemania estuvo de cerca con un caso similar, el del delantero de origen nigeriano y seleccionado de Alemania, Gerald Asamoah, quien también sufre de un mal del corazón y aunque se le ha dicho que ya no puede jugar, él se mantiene en actividad.

"Asamoah, las empresas aseguradoras lo rechazan porque saben que está enfermo, pero él sigue jugando, ha dicho que si se muere prefiere hacerlo haciendo lo que le gusta. Es como el que fuma, sabe que se va a morir, pero sigue fumando por placer. Son decisiones de cada quien", concluyó.