Washington, EU.- Estados Unidos analiza la posibilidad de lanzar paquetes de ayuda humanitaria desde aviones, si no consigue la autorización de la Junta Militar birmana para poder entrar al país y asistir a las víctimas del ciclón tropical Nargis.
Esta opción no es la ideal, pero es evaluada por parte de Estados Unidos y otros países como último recurso, si el régimen birmano continúa limitando la entrada de ayuda y de equipos de respuesta a desastres desde el exterior, señaló hoy el director de la Oficina de Asistencia a Desastres en el Extranjero de la Agencia para el Desarrollo Internacional de EU (USAID), Ky Luu.

Esta posibilidad no es la mejor porque lanzar paquetes de ayuda con paracaídas sobre Birmania requiere infraestructuras para poder distribuirlos después entre la población afectada y puede haber implicaciones legales, explicó.

"Sí lo estudiamos, pero ahora mismo la necesidad inmediata es lograr el acceso para los socios que están actualmente allí", afirmó Ky Luu en una rueda de prensa en el Departamento de Estado.

En este sentido, urgió a la Junta Militar birmana a que acepte la ayuda internacional cuanto antes para evitar que la situación se agrave todavía más.

La opción de recurrir al lanzamiento de paquetes de ayuda humanitaria desde aviones sin la autorización del respectivo Gobierno es complicada, dado que la ley internacional no es clara al respecto y funcionarios del Pentágono temen que pueda ser considerada como una invasión.

"Si recibimos la autorización para entrar (al país) lo haremos. Si solamente nos dan permiso para lanzar los paquetes de alimentos desde el aire, eso es algo que haríamos", abundó Ky Luu.

No obstante, el secretario de Defensa de Estados Unidos, Robert Gates, señaló que no se puede imaginar que esta opción sea llevada a cabo sin la autorización de la Junta Militar birmana.

El titular de Defensa explicó que el Ejército está trasladando aviones y barcos a las cercanías de Birmania para proporcionar ayuda humanitaria en cuanto el Gobierno de ese país dé luz verde a la solicitud de Estados Unidos.

Las Fuerzas Aéreas estadounidenses han destinado más aviones a Tailandia y la Marina está llevando helicópteros y unidades de la Infantería al mismo país.

Barcos también se dirigirán hacia Birmania, según el Pentágono.

A pesar de que el régimen birmano no ha aceptado hasta ahora la ayuda estadounidense, sí ha preguntado al agregado militar en Rangún si podían proporcionar imágenes de satélite del desastre natural, señaló un portavoz del Pentágono.

El primer avión de ayuda humanitaria del Programa Mundial de Alimentos (PMA) llegó hoy a Birmania, cinco días después del paso del ciclón tropical, que causó decenas de miles de muertos y desaparecidos en el sur del país.

Estados Unidos estima que llegarán a 100.000 las víctimas mortales del Nargis, que pasó por la región meridional de Birmania entre el 2 y 3 de mayo, aunque los medios de comunicación estatales birmanos afirman que los muertos ascienden a cerca de 23.000 y los desaparecidos a 42.000.

La Organización de Naciones Unidas calcula que se necesita asistencia humanitaria urgente para más de un millón de personas.