El joven paraguayo Pablo Lamar, estudiante de cine en Buenos Aires, presentó este sábado su corto "Ahendu nde Sakupai" en la Semana Internacional de la Crítica del Festival de Cannes, que lo recibió con muchos aplausos.
"Oigo tu grito" (traducción del título guaraní) es un plano secuencia único de una docena de minutos, filmado en tiempo real, en el que la acción, mínima, de la película transcurre a contraluz, sobre fondo de línea de horizonte muy oscura, entre una loma y el cielo.

A la derecha, el porche de una casita de la que sale una comitiva, unas siluetas que acompañan el cuerpo de una persona difunta después de entonar un cántico colectivo guaraní dentro de la casita.

Y poco a poco cae la noche mientras los sonidos de la naturaleza aumentan de volumen... Lamar, de 24 años, rodó su primer corto en Sakupai, localidad del departamento de Paraguarí, como parte de su formación en la Universidad de Cine de Buenos Aires (FUC), cuando cursaba su tercer año. Ahora está en cuarto.

La escuela le proporcionó dos latas de película super 16mm, que duran diez minutos cada una, y la segunda toma fue la buena. Su inspiración le vino de la lectura de "Hijo de hombre", de Roa Bastos.

"Hay algo del imaginario que proponía Roa Bastos que es bastante paraguayo", explicó Lamar a la AFP.

Y esa lectura le incitó a viajar a Sapukai, donde tomó fotos del lugar que luego le ha servido para el rodaje.

"El guión lo trabajé a partir de las fotos que saqué, y escribiendo climas y sensaciones, que era lo que me interesaba realmente, quería que funcionaran los tiempos, trabajar con el espectador", agregó, pero "fue todo muy intuitivo".


Una vez que se interesó por el cine, Lomar decidió marcharse a estudiar a Buenos Aires para ampliar horizontes, pero cree que una película como "Hamaca paraguaya", de Paz Encina, ha sido muy importante porque ha llamado la atención y ahora, dice, "se está moviendo la cosa en Paraguay y eso me pone contento porque creo que hay espacio".