La velocidad media actual de Internet en Estados Unidos implica que deben emplearse 35 minutos para descargar 100 fotografías de unas vacaciones familiares, y cuatro horas para añadirlas a la red.
Washington, EU.- Estados Unidos tardará 15 años en alcanzar la velocidad media de Internet que posee Corea del Sur, el país con una de las conexiones más rápidas del mundo, a no ser que acelere su ritmo de crecimiento, según un estudio divulgado hoy.

El estudio, basado en un test de velocidad anual que realiza el sindicato de Trabajadores de Comunicación de Estados Unidos (CWA, por su sigla en inglés), concluye que la velocidad de conexión en EE.UU. ha aumentado solo 1,6 megabits por segundo en los últimos dos años, y actualmente se sitúa en 5,1.

A este ritmo de crecimiento, advierte la asociación, el país tardará aún tres lustros en alcanzar los 20,4 megabits por segundo que ya experimentan los surcoreanos.

Además, otros 27 países aventajan al país norteamericano en sus velocidades de conexión, encabezados por Japón, con 15,8 megabits por segundo, Suecia, con 12,8, y Holanda, con 11.

La velocidad media actual de Internet en Estados Unidos implica que deben emplearse 35 minutos para descargar 100 fotografías de unas vacaciones familiares, y cuatro horas para añadirlas a la red.

Del mismo modo, mientras que un usuario de Japón tarda 12 minutos en subir a Internet un vídeo de alta definición, el estadounidense debería invertir dos horas y media.

Esto supone, según el informe, que las conexiones estadounidenses son insuficientes para cubrir las necesidades de, por ejemplo, los enfermos que están en casa y requieren que supervisen su estado desde el hospital, los estudiantes de universidades virtuales o los empresarios que pretenden dirigir un negocio moderno desde casa.

El informe subraya las desigualdades en la infraestructura de Internet del país, entre las que destaca el hecho de que el 18 por ciento de los usuarios que tomaron el test en el que se basa el estudio no cumplían los requisitos básicos de lo que la CWA considera una conexión de banda ancha a la red.

Los desequilibrios también se miden geográficamente, con lo que las velocidades son mucho más lentas en los estados del centro y el oeste que en los del noroeste del país, entre los que destacan Delaware, Rhode Island, Nueva Jersey, Massachusetts y Nueva York, con conexiones de entre 8 y 10 megabits por segundo.

Para revertir la tendencia y aproximarse a las velocidades de Corea del Sur, el estudio confía en la efectividad del proyecto del Gobierno de extender las conexiones de banda ancha a nivel nacional y en las inversiones en las zonas más desfavorecidas, previstas en el plan de estímulo de la administración de Barack Obama.

El estudio, que se realiza por tercer año consecutivo, propone avanzar hacia el estándar universal de 100 megabits por segundo, empezando por garantizar una velocidad de descarga de 10 megabits por segundo para cada usuario.