Foto: Archivo
La organización también señala que los esfuerzos diplomáticos para encontrar una solución para aquellos detenidos que no pueden regresar a sus países por temor a que se violen sus derechos fundamentales "han sido socavados por el rechazo de las autoridades de EU a poner alguno en libertad en su territorio continental".
Londres, Inglaterra.- Amnistía Internacional (AI) exigió hoy a EU juzgar o poner en libertad a los reclusos de Guantánamo como sospechosos de terrorismo, después de que el presidente estadounidense, Barack Obama, reconociera por primera vez que no podrá, como había prometido, cerrar en enero ese centro.

"El Gobierno debería resolver estas detenciones sometiendo a los detenidos a un juicio justo o poniéndolos inmediatamente en libertad", manifiesta en un comunicado la directora del Programa Regional para las Américas de AI, Susan Lee.

Amnistía destaca que las esperanzas para ver el final de las detenciones en Guantánamo se han visto frenadas porque algunos miembros del Congreso de EU "han buscado bloquear el cierre de las instalaciones" y porque "la administración ha sido lenta a la hora de presentar cargos" contra los reclusos.

La organización también señala que los esfuerzos diplomáticos para encontrar una solución para aquellos detenidos que no pueden regresar a sus países por temor a que se violen sus derechos fundamentales "han sido socavados por el rechazo de las autoridades de EU a poner alguno en libertad en su territorio continental".

AI, que rechaza que los detenidos tengan un juicio militar y pide que no se solicite la pena de muerte en ningún caso, cifra en 215 las personas que siguen presas en Guantánamo y recuerda que el propio Obama expresó su preocupación por la situación de las mismas cuando anunció el cierre del centro en enero de este año.

Según Lee, "esas preocupaciones no han desaparecido y volverán a suscitarse por los comentarios que ha hecho hoy el presidente Obama".

"Estamos inmersos en una trayectoria y un proceso en el que yo anticipo que Guantánamo será cerrado el próximo año", dijo Obama en una entrevista con la cadena Fox News realizada en Pekín, donde el presidente estadounidense estaba en viaje oficial.

"No voy a marcar una fecha exacta porque mucho depende de la cooperación del Congreso", añadió.

El penal situado en la base militar que EU tiene en Cuba fue abierto en enero de 2002 por orden del entonces presidente, George W. Bush, para recluir de forma indefinida y sin derechos a sospechosos de pertenecer a Al Qaeda o a los talibanes, capturados principalmente en Afganistán.