La moral de la tropa estadounidense ha caído en Afganistán, en medio de niveles récords de violencia luego de ocho años de guerra, dijo el viernes el ejército.

Por primera vez desde 2004, los suicidios de soldados en Irak no aumentaron, según un nuevo estudio.

Aunque las conclusiones de dos nuevas encuestas en el campo de batalla son similares a las de 2007, se conocieron en un momento en que Afganistán está en el centro de la mira y el presidente Barack Obama busca una nueva estrategia con aumento de tropa.
La moral de la tropa estadounidense ha caído en Afganistán, en medio de niveles récords de violencia luego de ocho años de guerra, dijo el viernes el ejército.

Por primera vez desde 2004, los suicidios de soldados en Irak no aumentaron, según un nuevo estudio.

Aunque las conclusiones de dos nuevas encuestas en el campo de batalla son similares a las de 2007, se conocieron en un momento en que Afganistán está en el centro de la mira y el presidente Barack Obama busca una nueva estrategia con aumento de tropa.

El problema de la salud mental de la tropa pasó a primer plano desde una masacre perpetrada la semana pasada en la base militar de Fort Hood, por la cual está acusado un psiquiatra militar.

Las dos encuestas indicaron los soldados que cumplían su tercer o cuarta gira expedicionaria revelaban una moral más baja y mayores problemas de salud mental que sus camaradas con menos giras, y que un número creciente de efectivos tienen problemas matrimoniales. El ejército añadió que había una escasez de profesionales de la salud mental, en parte debido al aumento de los efectivos dispuesto este año por el presidente Barack Obama.

En Irak, unos 2,400 soldados de unidades escogidas al azar respondieron a las encuestas desde diciembre de 2008 hasta marzo de 2009, y un equipo evaluar de la salud mental pasó un mes en el frente a fines de febrero para analizar los resultados y realizar entrevistas.

En Afganistán, más de 1.500 soldados de medio centenar de pelotones respondieron a las encuestas de abril a junio y el equipo evaluador realizó el mismo proceso que en Irak de mayo a junio.