En declaraciones a Efe, un portavoz del Departamento de Estado, Darby Holladay, señaló que la agencia encargada de las relaciones exteriores de EU "no tiene ningún comentario o reacción" que hacer a esta información, si bien reconoció que había visto las noticias al respecto.
Washington, EU.- El Departamento de Estado de EU no quiso comentar hoy el supuesto veto del Vaticano a Caroline Kennedy, hija del fallecido presidente John F. Kennedy, como posible embajadora ante la Santa Sede, como informó el martes un diario italiano.


El portavoz destacó que la Casa Blanca es la entidad encargada de los nombramientos.

La Casa Blanca no ha atendido hasta el momento la petición de Efe de comentar el supuesto veto a Kennedy.

El diario italiano Il Giornale informó el martes que el Vaticano ha vetado al menos a tres candidatos a embajador de EU ante la Santa Sede, entre ellos Caroline Kennedy.

Este diario asegura que ninguna de la tres candidaturas ha sido presentada oficialmente, y añade que el Vaticano ha desestimado los nombres propuestos porque mantienen posturas favorables al aborto.

Además de Kennedy, el Vaticano ha rechazado a Douglas Kmiec, un demócrata católico que ha trabajado para el presidente de EU, Barack Obama, y que ha publicado un libro sobre política y religión.

Il Giornale sostiene que la elección del próximo embajador estadounidense ante la Santa Sede está creando un problema de cara a la cumbre del G-8, que se celebrará en julio en Cerdeña, en la que Obama podría reunirse con el Papa Benedicto XVI.

El diario afirma que si para entonces no se nombra a nadie en el cargo el encuentro podría quedar cancelado.

Este asunto se suma a la invitación a Obama para que visite la Universidad Notre Dame, de inspiración católica, que ha provocado una reacción airada por parte de grupos antiabortistas.

En líneas generales, al embajador de EU ante la Santa Sede se le suele exigir que sea católico y que no tenga "situaciones matrimoniales irregulares", según Il Giornale.

Los problemas de EU para lograr el visto bueno a sus candidatos a embajadores ante la Santa Sede vendrían presuntamente por las críticas del Vaticano a la postura favorable del nuevo Gobierno a la investigación con células madre y al aborto.