Foto: Archivo
El Universal
El presidente considera el envío de al menos 30 mil soldados más
WASHINGTON.- Estados Unidos adelantó ayer que se establecerá un horizonte máximo de entre ocho y nueve años para retirarse de Afganistán, a fin de terminar con una guerra que se convertirá en la más ardua, costosa y prolongada después de las de Irak y Vietnam.

El anuncio oficial de la nueva estrategia, que podría incluir el envío de entre 30 mil y 40 mil efectivos, se producirá el próximo martes durante un discurso de máxima audiencia que el presidente Barack Obama dirigirá a la nación desde la Academia Militar de West Point.

Poco antes, el mandatario informará en una audiencia privada a los 31 integrantes del Congreso que han mantenido consultas permanentes con la Casa Blanca, de los pormenores de un plan que, según han adelantado fuentes de la Casa Blanca, contendrá una "estrategia de salida" no superior a los ocho o nueve años.

"Estamos en el año nueve de nuestra campaña en Afganistán. Y no vamos a estar ahí otros ocho o nueve años", aseguró ayer el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, en un adelanto del cronograma que Obama se encargará de desvelar la próxima semana.

El mensaje, uno de los más esperados, intentará recuperar el apoyo perdido entre unos ciudadanos que poco a poco se han sacudido el fervor militar en Afganistán. Según la encuesta difundida ayer por la empresa Gallup, 47% de los estadounidenses apoyan la posibilidad de un aumento de tropas, mientras 39% considera que el presidente debería apostar por una estrategia que pase por una reducción sustancial de los 70 mil efectivos que se encuentran en estos momentos en Afganistán.

A pesar de que la Casa Blanca se ha negado a adelantar los principales aspectos de la nueva estrategia en Afganistán, el Pentágono se ha encargado de filtrar algunos detalles de un esquema que pasará por el reforzamiento de las fuerzas de seguridad afganas, así como una mayor colaboración con los jefes tribales y la inyección de mil 300 millones de dólares para crear milicias afganas que se encargarán de combatir y cerrarle el paso a la insurgencia talibán.

Esta estrategia permitiría al presidente reducir el número de tropas solicitadas por el comandante de las fuerzas de Estados Unidos en suelo afgano, general Stanley McChrystal, y reducir al mismo tiempo los costos de una guerra que ya supera los 440 mil millones de dólares desde 2001.

De acuerdo con el Centro para la Información de Defensa, el costo aproximado de las guerras en Irak y Afganistán ya supera los 864 mil millones de dólares. Una cifra que hoy pesa como una lápida en el déficit presupuestario y que se ha convertido en uno de los elementos de mayor peso en el análisis de la nueva estrategia frente a Afganistán.

Según han adelantado fuentes de la Casa Blanca, el anuncio del presidente Obama tendrá una duración de aproximadamente 40 minutos y se producirá a unos cuantos días de que la OTAN dé a conocer, el 7 de diciembre, el número de efectivos que enviará a Afganistán y que algunos medios ya han cifrado en 10 mil, para elevar a 45 mil el número total de refuerzos que permitirán a EU y sus aliados europeos poner en marcha la nueva estrategia y la cuenta regresiva para el repliegue de tropas.

El premier italiano, Silvio Berlusconi, acordó ayer con Obama, aumentar el apoyo de su país en Afganistán. Los detalles serán acordados próximamente por la secretaria de Estado de EU, Hillary Clinton, y su par italiano, Franco Frattini. (Con información de Agencias)