"No tenemos un programa de rehabilitación en Guantánamo", dijo el comandante Jeffrey Gordon, portavoz del Pentágono en lo que se refiere al campo de prisioneros, según The Washington Times.
Washington, EU.- El Pentágono nunca tuvo un programa de rehabilitación para los cientos de supuestos terroristas recluidos en la base naval de EU en Guantánamo (Cuba), y muchos tras ser liberados volvieron a actividades extremistas, publica hoy el diario The Washington Times.

"La ausencia de un programa de 'des-radicalización' adquiere más importancia este año cuando el gobierno del presidente Barack Obama se apresta a cerrar la prisión y enviará a más de esos combatientes a otros países", según el diario.

El Gobierno de anterior presidente EU George W. Bush capturó y trasladó a la base naval en Bahía de Guantánamo a cientos de hombres, y la prisión llegó a tener hasta 780 detenidos, calificados por el Pentágono como "combatientes enemigos ilegales".

"No tenemos un programa de rehabilitación en Guantánamo", dijo el comandante Jeffrey Gordon, portavoz del Pentágono en lo que se refiere al campo de prisioneros, según The Washington Times.

"La prisión se construyó para mantener a los combatientes enemigos fuera del campo de batalla", añadió.

Según la Agencia de Inteligencia de Defensa, del Pentágono, por lo menos 61 hombres que estuvieron detenidos en Guantánamo "han retornado a las actividades terroristas", de acuerdo con el diario.

"La utilidad de los programas de rehabilitación que tienen otros países es cuestionable", continuó el artículo. "Arabia Saudí anunció recientemente que 11 ex detenidos en Guantánamo, que pasaron por el programa saudí de rehabilitación están ahora en la lista gubernamental de los terroristas más buscados".

El mes pasado las autoridades estadounidenses afirmaron que Said Ali al-Shihri, liberado de Guantánamo a fines de 2007, ahora se ha convertido en el subjefe de las operaciones de Al Qaeda en Yemen.

"Pero Estados Unidos ha tenido más éxito con un programa que estuvo en funcionamiento en la prisión iraquí de Abu Ghraib", según el diario.

En Irak, el general Douglas Stone que estuvo a cargo de los detenidos hasta el año pasado, instituyó un programa que separaba a los extremistas de los detenidos en quienes se veía la posibilidad de que abandonaran la violencia.

Stone, en un encuentro con periodistas el mes pasado, explicó que tales esfuerzos incluían educación, capacitación laboral, educación cívica, discusión de Islam, visitas de las familias y programas de trabajo remunerado.

Gordon dijo al diario que unos 70 de los 245 hombres actualmente recluidos en Guantánamo pueden concurrir a clases de arte y de inglés. A esos detenidos se les permiten 12 o más horas diarias de recreación, durante las cuales juegan al fútbol y se dedican a otras actividades, incluido el cultivo de huertas.

"No es un programa para rehabilitar a los detenidos, si bien a los detenidos que cumplen las reglas de la prisión se les autoriza más privilegios que a los reacios", añadió.

"La rehabilitación no fue parte de la política allí desde el comienzo", dijo Gordon al diario.