WASHINGTON.- El gobierno tramita un permiso para acceder a más de 200 millones de dólares en impuestos atrasados, sanciones e intereses que asegura le debe el multimillonario texano R. Allen Stanford, que está acusado de un fraude por 8.000 millones de dólares mediante inversiones en un banco extranjero.
El Servicio de Ingresos Internos solicitó el viernes al juez federal David C. Godbey en Dallas que también ordene a Stanford que presente el 15 de abril la declaración fiscal de sus ingresos en el 2007. Stanford y su esposa, Susan, podrían deber más impuestos que los 226,6 millones de dólares inicialmente reclamados por el período 1999-2003, dijo el fisco, conocido por las siglas IRS, en un documento judicial.

Stanford fue acusado el mes anterior de fraude por la Comisión de Bolsa y Cambio en un proceso civil. Se le ordenó que entregara su pasaporte a las autoridades, pero no se le ha formulado delito alguno.

El IRS presentó cuatro embargos fiscales contra Stanford en el 2007 y el 2008.

La fortuna personal de Stanford fue calculada en 2.200 millones de dólares por la revista Forbes. Los activos del multimillonario fueron intervenidos y puestos en sindicatura luego que la Comisión de Bolsa y Cambio interpuso la acusación el 17 de febrero.