Bruselas.- Los líderes de la Unión Europea (UE) alcanzaron hoy un principio de acuerdo sobre el paquete coyuntural de 5.000 millones de euros (unos 6.800 millones de dólares) para financiar proyectos de interconexión energética y comunicaciones, confirmaron a dpa fuentes diplomáticas.
"Tras la reciente crisis de gas, hubo un gran consenso a la hora de decidir que la seguridad energética tendrá la primera prioridad", subrayó el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso.

El paquete forma parte del plan de estímulo económico por 400.000 millones de euros (unos 546.000 millones de dólares) de la UE y pretende impulsar el empleo y la economía mediante el desarrollo de infraestrucutras de interconexión energética.

Por otra parte, Barroso anunció hoy que la Unión duplicará los fondos de emergencia previstos para salir al rescate de países miembro con problemas financieros.
Hasta el momento, la UE había destinado 25.000 millones de euros (aproximadamente 34.000 millones de dólares) a dichos fondos, que con la actual decisión ascenderán a los 50.000 millones de euros. El dinero podrá ser solicitado únicamente por miembros de la UE que aún no hayan adoptado el euro como moneda.

La decisión será anunciada mañana por los jefes de Estado y de gobierno de la UE, señaló Barroso en Bruselas.

Según la última propuesta de la presidencia checa de la UE, que fue presentada esta tarde a los jefes de Estado y de gobierno del bloque en la cumbre que celebran en Bruselas, España podría recibir hasta 337,5 millones de euros (461 millones de dólares) para financiar tres proyectos de interconexión.

La principal novedad para España es que la nueva propuesta prevé 45 millones para el desarrollo del gasoducto de Larrau, que sirve como paso para la interconexión gasística entre Francia y Africa.

Este proyecto contaba en un principio con una asignación de 200 millones de euros que iban ser íntegramente destinados a Francia.

La inclusión de fondos para las infraestructuras españolas fue calificada por el Secretario de Asuntos europeos, Diego López Garrido, de "noticia positiva y beneficiosa" para España, que "desde el punto de vista energético ha sido casi una isla y considera sus interconexiones con Francia como algo estratégico".

Además, la propuesta de la presidencia de la UE incluye financiar con 112,5 millones de euros la interconexión eléctrica entre España y Francia y con 180 millones de euros un proyecto para la captura y el almacenamiento de carbono en Compostilla (León).

El total de 5.000 millones de euros del paquete, de los cuales 4.000 millones son para proyectos de interconexión y 1.000 millones para el desarrollo de la banda ancha en la UE, será financiado con 2.600 millones de euros procedentes del presupuesto europeo de 2009 y 2.400 millones del presupuesto de 2010.

Una de las condiciones que incluye la presidencia checa de la UE en el documento es que una parte "sustancial" de los fondos sea ejecutada entre 2009 y 2010 para garantizar que estos "sirvan para fortalecer y reforzar la economía, así como para crear empleo y combatir la crisis", informó Garrido.

En relación con los recientes debates sobre los paraísos fiscales, el primer ministro de Luxemburgo, Jean-Claude Juncker, dijo hoy que en el marco de la inminente cumbre financiera del G20 ningún país de la UE será colocado en una "lista negra".

"No sé si habrá 'listas negras', pero la canciller alemana y el presidente francés me han dado su palabra de que Luxemburgo no figurará en ninguna lista", indicó el premier. Juncker agregó que los demás países de la UE con secreto bancario, Austria y Bélgica, tampoco figurarían en ninguna "lista negra".

En cuanto al programa coyuntural de la UE, que la Comisión Europea pretendía financiar con dinero "no gastado" del presupuesto de 2008, los países miembro mostraron grandes diferencias en torno al paquete.

Alemania ha sido uno de los grandes detractores por considerar que el presupuesto de 2008 "ya no estaba disponible" y que implicaría un gasto adicional al ya realizado, que en su caso equivale al cuatro por ciento de su Producto Interior Bruto (PIB).

Este tipo de diferencias quedaron allandas hoy a través del documento presentado por la presidencia rotativa, que declaraba que, en contra de lo propuesto en un principio, no se emplearían fondos restantes de 2008.

Previamente al lanzamiento de la cumbre de Bruselas tuvo lugar una cumbre social en la que estuvieron presentes representantes de los sindicatos y la patronal europea para tratar el problema del desempleo como consecuencia de la crisis.

El ministro de Empleo español, Celestino Corbacho, también participó en el encuentro. España tiene ahora el récord de la UE en términos de desempleo, con 3,2 millones de personas sin trabajo y una tasa del 13,9 por ciento que llevaba sin registrar desde el año 2000.