Foto: Archivo
El secretario general de la OCDE, Angel Gurría, consideró que lo esencial no son los eurobonos, sino la capacidad de la eurozona para dar señales de que hay disposición y voluntad de utilizar toda su fuerza.
El secretario general de la OCDE, Angel Gurría, opinó hoy que la cuestión en la crisis de la zona euro no son los eurobonos, pues únicamente se tratan de un instrumento más, sino dar la señal a los mercados de que se tiene la fuerza suficiente contra la especulación y se está dispuesto a utilizarla.

"Los eurobonos son un instrumento, una herramienta" entre otras para afrontar la "brutal realidad" de los mercados que "paradójicamente" están atacando a países como España o Italia que están haciendo reformas, señaló Gurría en París, en la rueda de prensa final de la conferencia ministerial anual de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) .

Insistió en que lo esencial no es un mecanismo particular como los eurobonos, sino el conjunto de instrumentos, la capacidad de la zona euro para "producir armas que sean suficientes para afrontar al mercado" y "dar señales" de que "hay disposición y voluntad de utilizar" toda su potencia.

Gurría pidió que no se especule con una salida de Grecia de la eurozona, una eventualidad que tendría graves consecuencias en primer lugar para los griegos, pero también para los demás, por un riesgo de contagio que ya se deja sentir.

El viceprimer ministro turco, Ali Babacan, que ejerció la presidencia en la reunión de la OCDE, dijo que la posición de su país ante la crisis de la eurozona es que "el costo para la economía global de un colapso en Grecia es mucho mayor que el de salvar a Grecia".

"Es muy importante una fuerte solidaridad en la zona euro" porque, si Grecia abandona la moneda única, "se abre la puerta a una nueva era en la que otros pueden salir", alertó Babacan.

El titular chileno de Finanzas, Felipe Larraín, cuyo país ostentó la vicepresidencia de la ministerial junto a Polonia, coincidió con el político turco en que "hay que hacer todos los esfuerzos para mantener a Grecia en el euro" .

No obstante, afirmó que lo "responsable" es disponer de un plan de contingencia porque el abandono por Grecia de la moneda única es una hipótesis no descabellada y hay que prepararse: "una cosa es la solidaridad y otra la voluntad del país de seguir".

El ministro chileno estimó que en el debate europeo oponer "crecimiento a austeridad es un falso dilema" porque de lo que se trata es de "tener la buena combinación".

"Hay que aplicar austeridad, pero con gradualidad" y ser selectivos en los recortes, argumentó.

El viceprimer ministro polaco y responsable de Economía, Waldemar Pawlak, avisó de que crear eurobonos "es un problema muy complicado" porque en la actualidad los tipos de interés con los que se financian los diferentes países del euro son muy dispares y van del 2% de Alemania al 20% de Grecia, pasando por el 6% de Italia.