El Eurostar, el tren de alta velocidad entre Francia y Gran Bretaña, estableció el martes el récord de tiempo entre París y Londres, al hacer el trayecto en dos horas, tres minutos y 39 segundos.
Londres, Inglaterra.- El tren recorrió por la primera vez el tramo de la vía de alta velocidad británico que acaba de ser terminado entre el sudeste de Londres y la nueva estación King Cross St Pancras, al norte de Londres, y que reducirá en 25 minutos el tiempo que actualmente tarda el Eurostar en realizar el recorrido.

El tren inaugural, que partió de la Gare du Nord, en París, a las 08H44 GMT (10H44 locales), llegó a la estación de St Pancras International, distante de 492 km, a 10H47 GMT (11H47 locales), comprobó un periodista de la AFP.

Este tren especial, que llevaba a bordo a responsables de la compañía ferroviaria y a periodistas, celebró con dos meses de anticipación el traslado de la estación londinense del Eurostar: de la estación de Waterloo, al sur del Támesis, a la estación de Saint Pancras, en el norte de la ciudad.

El traslado definitivo se efectuará en la noche del 13 al 14 de noviembre.

Desde esa fecha, que coincide con el 13 aniversario del primer viaje del Eurostar, el trayecto entre París y Londres tomará sólo dos horas y quince minutos, veinte minutos menos que en la actualidad.

La vieja estación londinense de trenes, un edificio victoriano construido en 1868, ha sido completamente renovada para recibir al Eurostar, que es controlado por los ferrocarriles franceses (SNCF), belgas (SNCB) y la sociedad británica Eurostar UK.

El 14 de noviembre entrará en funcionamiento todo el tramo de la vía de alta velocidad británica High Speed 1, la única en todo el territorio de Gran Bretaña.

El segundo y último tramo de esa línea, de 39 km de largo, acaba de ser terminado entre Ebbsfleet (sudeste de Londres) y la estación completamente renovada de St Pancras. Ahora, la totalidad de líneas de Eurostar son de gran velocidad.

Gracias a una velocidad máxima de 300 km/h sobre el conjunto de sus trayectos, el Eurostar efectuará el recorrido entre Londres y París en 2h15, entre Londres y Bruselas en 1h51, y entre Londres y la ciudad francesa de Lille, en el noreste, en 1h20.

Para construir esta vía de alta velocidad los británicos precisaron de 13 años de trabajo tras la entrada en servicio del túnel bajo la Mancha, en 1994, En Francia, la línea de gran velocidad estaba lista un año antes de que entrará en explotación el servicio de Eurostar entre París y Londres.

Con este nuevo tiempo, Eurostar espera ganar más viajeros. La empresa europea lanzará próximamente una campaña publicitaria en Francia bajo la consigna "Olviden Waterloo", en alusión a la célebre derrota de Napoleón en 1815.