"Todo continúa igual y nuestro objetivo de conquistar la Copa de Oro no ha cambiado", señaló Bradley previo al entrenamiento en el Lincoln Financial Field, sede de los partidos Canadá-Honduras y Estados Unidos-Panamá dentro de 48 horas
Filadelfia (EU).- La selección de fútbol de Estados Unidos sufrió nuevas bajas de cara al compromiso frente a Panamá en cuartos de final el sábado, pero el entrenador Bob Bradley mantiene el optimismo de conquistar el triunfo en la décima Copa de Oro.

El delantero Charlie Davis, pendiente de un traspaso del sueco Hammarby para el club francés Sochaux, fue la más reciente baja en el plantel de las barras y las estrellas, pues deberá someterse a un examen físico para concluir su contrato con el cuadro galo, decimocuarto en la pasada edición de Le Championnat.

Veloz con el balón y con aceptable nivel técnico, Davis participó anteriormente en la Copa Confederaciones, en Sudáfrica, donde Estados Unidos cayó 3-2 en el choque final ante Brasil, el campeón.

"El grupo que tenemos aquí por el momento lo cubre todo," dijo Bradley, sin mencionar a anteriores bajas como la de los defensores Steve Cherundolo y Michael Parkhurs, el mediocampista Benny Feilhaber y el delantero Freddy Adu, puntales en la escuadra de Estados Unidos y vinculados a equipos del Viejo Continente.

"Hemos utilizado a otras figuras como Heath Pearce, Clarence Goodson, Chad Marshall, Jimmy Conrad, Jay Heaps y Brad Evans y todos han actuado bien", añadió Evans. "Nos sentimos satisfechos sobre cómo se han desarrollado las cosas y no hay necesidad de agregar a jugadores sólo por este partido".

Estados Unidos finalizó en primer lugar del grupo B con siete puntos, al vencer 4-0 a Granada, 2-0 a Honduras y conseguir empate 2-2 con Haití, en choque que Stuart Holden con potente disparo salvó al equipo de un revés a pocos minutos de que finalizara el encuentro. Con esos ocho goles, los norteños fueron los de mayor anotación en la primera fase.

"Tenemos gran respeto por Panamá, pero la idea es defender el título y para eso estamos trabajando", concluyó Bradley, quien también estuvo al frente del equipo cuando derrotó 2-1 al de México y conquistó la Copa de Oro en 2007.

Estados Unidos alcanzó además los trofeos en 1991, 2002 y 2005.