México, D.F. .- Unas 1.700 personas han sido evacuadas en las dos últimas semanas en el estado mexicano de Chiapas, ante la contingencia que supuso la crecida del río Grijalva por las lluvias, informó hoy a Efe Protección Civil del estado.
Los 1.673 evacuados (de una población cercana a los 1.900 habitantes), muchos de los cuales fueron transportados en lanchas, permanecen por el momento en albergues.

Las autoridades comenzaron la evacuación hace quince días en los municipios de Tecpatán y Ostuacan, ante el riesgo que podía ocasionar el tapón de lodo que ocasionó la crecida del río entre las presas de Peñitas y Malpaso.

El bloqueo se originó como efecto de la crecida del río, que provocó una ola gigante que sepultó el pueblo de Juan de Grijalva el pasado 4 de noviembre, con un balance de 17 muertos y 8 desaparecidos.

El nivel de las presas de Peñitas y Malpaso aumenta en seis centímetros por día, diez en caso de que se produzcan lluvias, lo que según Protección Civil no presenta riesgo para la población.

En algunas poblaciones, como Berriozabal, el nivel de las aguas se ha elevado tanto que casi cubre las casas.

El tapón de lodo creado por la crecida del río entre las presas de Peñitas y Malpaso ha puesto en riesgo a 33 comunidades de los municipios de Tecpatán y Ostuacan, que han sufrido en diverso grado los efectos del agua.

La Comisión Nacional del Agua (Conagua) trabaja para despejar un canal de 800 metros entre ambas presas, que posiblemente se completará en la segunda quincena de diciembre.