EL Universal
L a Junta de Gobierno de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) tiene registrados hasta ahora más de 10 candidatos a suceder al rector Juan Ramón de la Fuente; sin embargo, hasta la próxima semana dará a conocer los nombres de los aspirantes que cubren los requisitos que marca la ley.
Por primera vez en la historia de la Universidad, explicó Manuel Peimbert, presidente en turno de la Junta, se realizarán entrevistas a través de videoconferencias a los planteles que tiene la UNAM en Estados Unidos, la escuela de Extensión en San Antonio y Chicago, así como en Canadá, y confirmó que hasta ahora también se han recibido opiniones y propuestas por parte de rectores de otras universidades del país.

A unas horas de que se intensificara el intercambio de declaraciones y descalificaciones entre los grupos que apoyan a los dos principales contendientes, José Narro Robles, director de la Facultad de Medicina, y José Antonio de la Peña, ex director del Instituto de Matemáticas, lo cual ocurre por primera vez en la historia de la máxima casa de estudios, Peimbert aseguró que ese "no es tema de la Junta".

En el mismo contexto, 15 destacados investigadores de la UNAM y el director del Instituto de Química, Raimundo Cea Olivares, calificaron como "sorpresivos, incomprensibles e indignantes" los comentarios que emitió el viernes pasado el investigador Jorge Flores, quien descalificó los apoyos expresados en favor del director de la Facultad de Medicina ante la Junta de Gobierno, diciendo que "la ciencia no es cosa de pandilleros, más vale lo cualitativo y no lo cuantitativo".

A través de una carta de dos cuartillas que se hizo llegar a la Junta de Gobierno, al mismo tiempo que se hizo pública, el director del Instituto de Química, junto a 15 investigadores con reconocimientos como el Premio Nacional de Ciencias y Artes, advierte que "es comprensible que la pasión y el interés generados por la sucesión haga que el lenguaje no se cuide, pero no es justificable".

"Llamar pandillerismo a la manifestación serena, libre y razonada de cualquier grupo demerita a quien la profiere. Pedimos así, cuidado con las palabras. Ellas no nos dañan; pero si nos duelen...".