Notimex
El Consejo General del IFE aprobó llevar a cabo una evaluación muestral de las boletas electorales que se utilizaron en la elección del 5 de julio, con el objetivo de mejorar la preparación de comicios futuros
En sesión extraordinaria, los consejeros electorales avalaron revisar los paquetes y la documentación de dicho proceso, a partir de muestras probabilísticas, cuidando el "secreto del voto ciudadano y la confidencialidad de los datos de los listados nominales".

Sin embargo, al abordar el asunto, la consejera Macarita Elizondo señaló que con base en el Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (Cofipe), los paquetes electorales y su contenido deben ser destruidos y no tener otro fin distinto.

Por ello, consideró que con la aprobación del acuerdo se "trasgrede el principio de legalidad al que invariablemente debe ajustarse el instituto", pues no coadyuva a la secrecía del voto depositado en las urnas.

Al respecto, el consejero Marco Antonio Baños señaló que en el caso de la información que resulte restringida en su acceso, "será custodiada y salvaguardada, de acuerdo con los principios que rigen el tema de transparencia".

Con dicho muestreo, el IFE analizará las características demográficas de la población que sufragó y la que no lo hizo, así como el llenado de las actas y la documentación utilizada por los funcionarios de las casillas.

Para ello, el IFE también acordó la creación de un Comité de Expertos en la primera semana de octubre para el diseño de las muestras y del reporte de resultados, entre otras cosas, los cuales deberán quedar listos a finales de octubre.

De acuerdo con el proyecto aprobado hoy, se espera que en el primer trimestre de 2010 el IFE tenga los resultados del análisis, el cual prevé que no tenga ninguna restricción legal para su difusión.