Ciudad del Vaticano.- El papa Benedicto XVI exaltó hoy el papel del canto y la música sacra, que representan "un tesoro de valor inestimable" en la liturgia.
El Pontífice realizó estas declaraciones durante su visita al Pontificio Instituto de Música Sacra, tras su restauración.

En su discurso, el Papa destacó como "en la tradición bíblica se destaca la eficacia del canto y la música sacra para mover los corazones y elevarlos hasta hacerlos penetrar, en la intimidad de la vida de Dios".

Y que, el Concilio Vaticano II afirma que la música sacra "constituye un tesoro de inestimable valor (...) y es parte necesaria e integrante de la liturgia solemne".

Benedicto XVI añadió que el papa Juan Pablo II describía la música sacra como "la santidad", el "arte verdadero" y la "universidad", ya que "se puede proponer a cualquier pueblo o tipo de asamblea".

Por otra parte, animó a las autoridades eclesiásticas a desarrollar este "exigente" género musical "buscando en el pasado las novedades que pueden servir al presente".

"Espero que el Instituto de Música Sagrada y la Congregación para el Culto Divino ofrezcan su contribución para actualizar las valiosas tradiciones de la música sacra", añadió.