Guatemala.- El ex dictador guatemalteco Efraín Ríos Montt, acusado de delitos de lesa humanidad durante la guerra civil (1960-1996), fue elegido diputado en las elecciones generales del domingo.
El militar retirado, requerido por la justicia de España por delitos de lesa humanidad, encabezó el listado nacional de candidatos a diputados del Frente Republicano Nacionalista (FRG), que obtenía casi el 9% de los votos, tras escrutarse el 96% de las juntas receptoras de sufragios.

Durante el gobierno del FRG, con Alfonso Portillo como presidente (2000-2004), el controversial militar guatemalteco también ganó un escaño en el Congreso, período durante el cual presidió el Legislativo guatemalteco.

Ríos Montt, de 81 años, es requerido por la Audiencia Nacional de España, sindicado, entre otros crímenes, por el asesinato de tres sacerdotes españoles durante el gobierno de facto que presidió con mano de hierro entre el 23 de marzo de 1982 y el 8 de agosto de 1983.

Ríos Montt saltó a la palestra política en 1977 cuando participó como candidato a la presidencia por la Democracia Cristiana.

Según algunos expertos, el militar ganó esas elecciones, pero un fraude le otorgó el triunfo al también general Romeo Lucas García, quien le encomendó una misión diplomática en España.

Lucas García no terminó su mandato por un golpe de estado en 1982 dirigido por un grupo de militares, quienes nombraron a Ríos Montt como jefe de Estado. La activista de derechos humanos Carmen Aída Ibarra, de la Fundación Myrna Mack, dijo que Ríos Montt "arrastra popularidad", por lo que hay personas que creen en él.

"Es un caudillo que ha estado vigente desde 1974. Es la figura de un partido que va en decadencia, pero que aún así cuenta con el respaldo de amplios sectores de la sociedad que, al igual que en (el candidato presidencial y general retirado) Otto Pérez Molina, tratan de encontrar la respuesta a sus necesidades", destacó.

Según Ibarra, el respaldo que los guatemaltecos concedieron a Ríos Montt y Pérez Molina, se debe a que "no le han cobrado la factura" a los militares sindicados de violaciones de los derechos humanos en este país centroamericano.

El derechista Pérez Molina disputará, el 4 de noviembre, una segunda ronda electoral junto al socialdemócrata Alvaro Colom, pues ambos lograron las mayores votaciones, aunque sin lograr los sufragios necesarios para ganar la presidencia en primera vuelta.