James Davis podría quedar en libertad tras el pago de una fianza de 500 mil dólares
Un juez estadounidense aceptó hoy que el ex director financiero del Grupo Stanford, James Davis, quede en libertad bajo fianza de 500 mil dólares.

Davis, que ha cooperado con los fiscales federales durante tres meses, afronta una pena de hasta 30 años de prisión por conspiración y obstrucción a la justicia en una trama para estafar 7 mil millones de dólares.

El ex directivo compareció ante la corte federal de Houston, donde el magistrado Calvin Botley decidió dejarlo en libertad bajo fianza.

Por su parte, el fundador del banco, Allen Stanford, permanece detenido hasta que se celebre su juicio.

La acusación civil formulada por la Comisión de Valores sostiene que Stanford y los principales funcionarios de su grupo de compañías defraudaron a los clientes aconsejándoles que adquirieran certificados de depósito del Banco Internacional Stanford, que tiene su sede en Antigua.

En una entrevista exclusiva con la cadena Fox, el abogado de Davis, David Finn, dijo que su cliente llegó a un acuerdo con los fiscales y que tiene intención de declararse culpable de los cargos de conspiración y obstrucción a los que se enfrenta.

Finn admitió que el fraude que su cliente ayudó a perpetrar a Stanford se remonta por lo menos 10 o 15 años y fue fraudulento desde el principio.

La jefa de inversiones de la compañía matriz de Stanford, Laura Pendergest Holt, encara cargos criminales por obstrucción en la investigación de la Comisión de Valores, que sostiene que la mujer mintió acerca de lo que sabía sobre las actividades de la firma.