México, D.F. .- La cantante mexicana de origen costarricense Chavela Vargas exhortó hoy a su compatriota Alejandro Fernández, "el Potrillo", a retomar la música mexicana, por la necesidad de ídolos que tiene este género.
"A Alejandro Fernández le ha dado por hacerse el loco y ya no canta (música mexicana), lo mismo pasa con Luis Miguel", indicó la cantante en rueda de prensa para presentar el concierto que ofrecerá el próximo 4 de diciembre en el Auditorio Nacional de Ciudad de México.

El cantante, hijo del veterano intérprete Vicente Fernández y uno de los artistas más populares de México, ha hecho espacio junto al traje de charro y el clasicismo mexicano para la balada pop.

Fernández celebró recientemente sus 15 años de carrera con un álbum recopilatorio, que se une a "Viento a favor", el disco que lanzó en junio.

"Él puede ser un gran ídolo de la música mexicana", opinó la intérprete de 88 años y cuya voz ha marcado las composiciones más sentidas de México.

Vargas destacó que aunque ella nació en Costa Rica, hace 60 años que vive en México, por lo que sería "un pecado" considerarla extranjera.

La cantante, explicó que a pesar de que hace unos meses anunció su retiro (septiembre de 2006), no lo ha podido hacer porque su público no se lo ha permitido.

"Gracias México, creo en ti y te doy las gracias por todo. Yo lo llevo por el mundo, los dos vamos agarrados de la mano, México diciendo aquí está Chavela, yo diciendo aquí está México", apuntó.

La cantante atribuyó al extenso repertorio de canciones en su cabeza su buena salud mental.

"Por eso no me puede dar Alzheimer, porque tengo en la cabeza 400 canciones y todos los días las recuerdo", explicó.

Interrogada sobre el Grammy Latino que recientemente se le otorgó a manera de homenaje, explicó que no acudió a recibirlo porque se encontraba delicada de salud.

"No fui porque no iba a perder la salud por un Grammy, no vale la pena, si hubieran sido dos o tres... pero por uno no", indicó la cantante con una gran sonrisa.

Finalmente, con su particular sentido del humor, Vargas dijo que por lo pronto no tiene curiosidad de morirse y que quiere llegar a los 90 años para ver qué se siente.