La Jornada
México, D.F. .- El señalamiento del gobierno canadiense en torno a que los grupos criminales amenazan la seguridad de México y la región es una "posición muy realista" ante una lucha contra el crimen organizado en la que los gobiernos del norte del continente no ven avances, pero, sobre todo, en la que la administración calderonista evidencia ante el exterior que no ha logrado un sistema de coordinación eficaz de sus cuerpos de seguridad civil y militar, indicaron en entrevista especialistas en temas de seguridad nacional y política exterior.
"No es posible que se nos siga diciendo que se han obtenido tales resultados cuando no se ha hecho absolutamente nada en términos hacendarios. La Secretaría de Hacienda no nos dice cómo se lava el dinero de los cárteles y quiénes son los empresarios y funcionarios que están atrás de los grupos criminales, así se llamen familiares, hijos y no hijos de los ex presidentes y los principales empresarios", afirmó René Jiménez Ornelas, especialista en violencia social.

Consideró que la ola de ejecuciones contradice la versión oficial de que los enfrentamientos obedecen a pugnas entre cárteles y en respuesta a la presunta efectividad de las acciones federales.

El académico del Instituto de Investigaciones Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México refirió que al país ya lo alcanzó una realidad que sólo se presentaba como posibilidad: la afectación a la ciudadanía y la realización de una serie de ejecuciones que inclusive han paralizado actividades en varias ciudades del país.

"Lo que queda claro aquí es que tenemos que ir a fondo en una política de Estado, que transforme las estructuras policiacas y donde la reforma judicial que se aprobó de verdad tenga el objetivo de cambiar las instituciones", expuso.

Pedro Isnardo de la Cruz, especialista de la UNAM en seguridad nacional, sostuvo que luego del señalamiento canadiense las autoridades federales deben dejar de actuar de forma "desperdigada" en su estrategia de seguridad, toda vez que se aprecia un gobierno que no tiene un gabinete sólido en materia de política interior y a escala de coordinación policiaca cuenta con mandos muy divididos entre los niveles federal y estatal.

"Veo una ausencia de coordinación muy grave que inclusive se traduce en riesgos para el nivel de información que se maneja en inteligencia e investigación policial, pues corren peligro los mandos federales y estatales que sí creen en esta guerra y sobre todo veo una ausencia de estrategia diferenciada, integral y flexible, con capacidad de coordinación eficaz con los mandos militares", sostuvo.

Aunque el pronunciamiento del gobierno de Canadá no presenta una propuesta de ayuda específica, manifiesta que "ya hay una conciencia de la necesidad de coordinarse y ayudar a México para evitar que la violencia siga cimbrando a nuestro país", afirmó Laura del Alizal, especialista de la Universidad Autónoma Metropolitana en política exterior.