Jesús Jiménez
Saltillo, Coah.- El Gobierno Federal debe enfrentar -con los "suficientes blanquillos"- los ataques a Pemex, porque es mucho el daño que están provocando al país.
Así de enfático se expresó ayer el senador Jesús María Ramón, quien dijo que a los responsables de esos actos terroristas no sólo se les debe identificar, "sino también se debe ir por ellos a donde estén" y aplicarles, dijo, una política de mano dura.

"No debe importar qué organización o grupo esté atrás de ellos; lo verdaderamente importante es que el país siga avanzando, y en ese sentido creo que el presidente Felipe Calderón trae bien puestos los pantalones".

El legislador dijo que las pérdidas a la industria por el desabasto de gas podrían superar los 2 mil millones de dólares a la industria de ocho estados del país, y la paraestatal está dejando de percibir 33 millones de pesos diarios.

Por su parte, el ex senador Luis Rico Samaniego consideró que los atentados demuestran que "esos actos fueron un plan preconcebido de dañar al país, porque no pueden estallar seis pozos al mismo tiempo, sin pensar en la autoría de un grupo terrorista de corte nacional, lo cual es absolutamente reprobable, porque se trata del patrimonio de todos los mexicanos".

Expresó que este tipo de situaciones son siempre reacción a resultados electorales, "porque tanto el PRD como el EPR han dicho que hubo fraude y que el presidente Calderón es `espurio', por lo que es absolutamente reprobable que el país sufra las consecuencias de un grupo armado patrocinado por un partido político".

Así de enfático se expresó ayer el senador Jesús María Ramón, quien dijo que a los responsables de esos actos terroristas no sólo se les debe identificar, "sino también se debe ir por ellos a donde estén" y aplicarles, dijo, una política de mano dura.

"No debe importar qué organización o grupo esté atrás de ellos; lo verdaderamente importante es que el país siga avanzando, y en ese sentido creo que el presidente Felipe Calderón trae bien puestos los pantalones".

El legislador dijo que las pérdidas a la industria por el desabasto de gas podrían superar los 2 mil millones de dólares a la industria de ocho estados del país, y la paraestatal está dejando de percibir 33 millones de pesos diarios.

Por su parte, el ex senador Luis Rico Samaniego consideró que los atentados demuestran que "esos actos fueron un plan preconcebido de dañar al país, porque no pueden estallar seis pozos al mismo tiempo, sin pensar en la autoría de un grupo terrorista de corte nacional, lo cual es absolutamente reprobable, porque se trata del patrimonio de todos los mexicanos".

Expresó que este tipo de situaciones son siempre reacción a resultados electorales, "porque tanto el PRD como el EPR han dicho que hubo fraude y que el presidente Calderón es `espurio', por lo que es absolutamente reprobable que el país sufra las consecuencias de un grupo armado patrocinado por un partido político".