Joan Manuel Serrat y el coordinador de asuntos internacionales del Gobierno de la Ciudad de México, Cuauhtémoc Cárdenas. Foto EFE/Sáshenka Gutiérrez
Serrat vivió en carne propia un exilio en México en 1975
México, D.F.- Para los exiliados españoles en México su llegada al país significó el gran reencuentro entre las dos culturas, un legado que celebraron y recordaron durante la presentación de las actividades de los eventos conmemorativos del 75 aniversario de su destierro, con Joan Manuel Serrat a la cabeza.

Serrat, quien vivió en carne propia un exilio en México en 1975, fue el elegido por sus compatriotas expatriados para dar inicio a la serie de eventos con los que se hará memoria del éxodo de más de 25,000 refugiados de la Guerra Civil Española que acogió México entre 1939 y 1942.

"El exilio significó el gran reencuentro de España y México tras una historia de conquista, colonia y guerra de independencia. A partir de este acto de generosidad, en México se entendió más profundamente la diversidad cultural de los pueblos de España", destacó un escrito de los exiliados leído por Serrat durante la ceremonia realizada en el Museo de la Ciudad de México.

"Simultáneamente, como sucede cuando dos seres se encuentran y abrazan, los españoles fueron comprendiendo las profundas raíces indígenas de un México hasta entonces ajeno y desconocido", agregó el discurso.

Serrat recordó que en su caso fueron unas declaraciones en contra de los "últimos asesinatos legales del franquismo" las que le llevaron a quedarse exiliado en México, donde realizó una gira por más de un año, en la que pudo sentir este país como su casa.

"En el 1975 me tuve que quedar, por causa de unas declaraciones que hice me veo obligado a quedarme, por un proceso que se me abre por injuria contra el Estado", recordó el artista, quien se declaró además "profundamente ligado" a México "como persona y como hijo y nieto del exilio".

"En aquella gira que hice en México la gente me dijo: 'Esta es tu casa' y yo me lo creí y me quedé y me he quedado para lo bueno, lo malo, para lo que se quedaron tantos y tantos compatriotas", afirmó.

La experiencia como exiliado le dio a Serrat "la fortuna de crecer" junto a hombres como el director de cine español Luis Buñuel y el escritor mexicano Juan Rulfo.

"Aquel exilio, que es cierto, le robó a España, aquella maldita guerra le robó toda una generación, varias generaciones que hubieran dado un salto brutal a nuestro país", manifestó el cantante, quien fue sorprendido durante la ceremonia por la interpretación que hizo el coro de niños del Colegio de Madrid de su canción "Caminante".

La mayoría de exiliados españoles llegó a México durante el gobierno del presidente Lázaro Cárdenas (1934-1940), un periodo del que su hijo Cuauhtémoc Cárdenas destacó que llegaron en buques a México hombres, mujeres y niños que "contribuyeron en distintos ámbitos" al país.

"Fue una contribución en el terreno del trabajo de campo, de obreros, gente de muy diversos oficios, impresores, libreros, llegaron muchos filósofos, llegó gente de la academia, doctores, gente que contibuyó en la formación de muchos universitarios, fundadores de escuelas, en fin, gente que llegó a trabajar por México", resaltó el coordinador de asuntos internacionales del Gobierno del Distrito Federal.

Cárdenas, que fue delegado por el gobierno del Distrito Federal como su representante en la presentación de las actividades conmemorativas del 75 aniversario del exilio republicano español en México, dijo que se merece recordar la voluntad de su padre de acoger a los españoles "no como un acto de generosidad sino de responsabilidad y amistad".

"El gobierno de México se mantuvo firme en el cumplimiento de sus compromisos internacionales y fue más lo que recibió el gobierno de México que lo que les dio a los exiliados", agregó el ex candidato presidencial.

Entre las actividades para conmemorar el 75 aniversario del exilio español en México este año se encuentran un sello conmemorativo, un mapa virtual y la exposición "El exilio español en la Ciudad de México. Legado cultural".

También se realizarán publicaciones, conferencias, conciertos, encuentros, seminarios y presentaciones artísticas, que cuentan con el respaldo del gobierno del Distrito Federal, la embajada de España en México y otras instituciones de ambos países.

"Esta suma de esfuerzos tiene como propósito visibilizar la forma en la que los refugiados de la Guerra Civil Española se integraron a la vida social y cultural de México, así como su contribución a las ciencias, la cultura, las artes y la construcción de democracia ciudadana", destacó el gobierno de Ciudad de México.

Por Sandra Parra/DPA