Notimex
San José, Costa Rica.- La presencia de maras (pandillas juveniles) en un sector de la capital de Costa Rica, país que hasta hace poco estaba exento de este fenómeno, es un hecho preocupante que presenta un desafío al Estado, opinó hoy el diario La Nación.
En su editorial titulado "Tierras de nadie", el periódico sostuvo que en el caso del oriental municipio capitalino de Goicoechea -en particular en el sector denominado Los Cuadros-, "no es dable hablar de maras en ciernes, sino de verdaderas maras".

Se trata de organizaciones delictivas que están "confinadas hoy a un perímetro relativamente estrecho, pero que, poco a poco, irán ampliando su radio de acción", vaticinó la publicación, tras asegurar que "ésta es la realidad".

Autoridades locales confirmaron en días pasados que el fenómeno de las maras, que operan en el resto de los países centroamericanos, alcanzó a Costa Rica luego que en el sector de Los Cuadros hay maras con denominaciones tales como "Los Teletubis" y "Los mocos".

La Nación aseguró que esa zona es una "tierra de nadie" porque es un lugar donde "se ha enseñoreado el miedo entre los ciudadanos, el comercio, el transporte público, los repartidores de mercancías, por cuanto el Estado ha perdido toda capacidad de acción".

"Sabemos del esfuerzo llevado a cabo por el gobierno para contener o reducir estas acometidas delictivas", pero "el problema criminal, con todo, nos desborda, siendo estas bandas el foco más peligroso", planteó.

"El desafío es enorme y requiere una acción del Estado y de la sociedad civil mucho más vigorosa e imaginativa en el campo de la represión y de la prevención, un enunciado muy fácil de expresar, pero de una complejidad inusitada", expresó el diario.