La Superintendencia panameña de Bancos anunció hoy la extensión por 90 días del plazo fijado para la reorganización del intervenido Stanford Bank (Panamá), S.A., con el objetivo de proteger los depósitos en esa entidad
A través de un comunicado, la Superintendencia de Bancos señaló que entre las razones consideradas para ordenar la reorganización y la prórroga a favor del Stanford Bank (Panamá), está la presentación de ofertas para la adquisición del 100 por ciento de las acciones.

La Superintendencia de Bancos emitió una opinión preliminar de no objeción al traspaso de acciones a favor de inversionistas, quienes se han comprometido a complementar la información y los requisitos correspondientes en materia legal.

Un custodio designado por el juez del distrito de Dallas, en el estado estadounidense de Texas, ejerce los derechos económicos sobre las acciones de la tenedora de Stanford Bank (Panamá), S.A.

El organismo regulador panameño aclaró que la disponibilidad líquida de una suma de dinero se encuentra depositada en el Banco Nacional de Panamá. Asimismo, destacó que continúan los procesos dirigidos a la repatriación de activos colocados en inversiones, para que en fecha próxima se pueda disponer, efectivamente, de la totalidad de los activos del intervenido banco.

Stanford Bank (Panamá), S.A. comenzó operaciones en este país en agosto de 2003, y contaba con tres sucursales y 66 empleados, hasta que estalló en Estados Unidos el escándalo por las actividades del fundador del banco, el multimillonario Robert Allen Stanford.

En febrero de 2008, fue decretada en Panamá una intervención preventiva, debido a que el Stanford Financial Group es investigado por un fraude de 8.000 millones de dólares en Estados Unidos. Las autoridades panameñas aprobaron entonces un plazo de 60 días para la reorganización, que aún no ha sido completada.