Notimex
Felipe Puente Rodríguez y Samuel Ramírez Moreno enfrentarán cargos por su presunta responsabilidad en los delitos de secuestro, allanamiento de morada, lesiones, homicidio y robo ante la justicia de EU.
Ciudad de México.- El gobierno de México autorizó la excarcelación y extradición de dos connacionales reclamados por la justicia de Estados Unidos por su presunta responsabilidad en los delitos de secuestro, allanamiento de morada, lesiones, homicidio y robo.

La Secretaría de Seguridad Pública (SSP) federal precisó que, según datos del gobierno estadounidense, el 1 de diciembre de 2005 Felipe Puente Rodríguez ingresó con otras cuatro personas a una casa localizada en Mizner Country Club, Palm Beach, Florida.

En ese lugar amenazaron y encerraron en el clóset a los habitantes del inmueble para apoderarse de una computadora, dos relojes y 10 mil dólares; por estos hechos es reclamado por la Corte del Décimoquinto Circuito Judicial en el Condado de Palm Beach.

Puente Rodríguez deberá enfrentar un proceso penal por su presunta responsabilidad en la comisión de los delitos de secuestro, allanamiento de morada, lesiones y robo con violencia, detalló la SSP en un comunicado.

En tanto, en el caso del connacional Samuel Ramírez Moreno, la base de datos de las autoridades estadunidesnses establece que en agosto de 2005 privó de la vida a Virginia Rodríguez en el departamento que ambos compartían en Arizona.

Por este hecho, agregó la dependencia, es reclamado por la Corte Superior del Condado de Maricopa, por su probable responsabilidad en la comisión de homicidio.

La SSP destacó que el gobierno autorizó la excarcelación de Puente Rodríguez y Ramírez Moreno de los reclusorios preventivos Sur y Oriente de esta ciudad, respectivamente, para su extradición y entrega a oficiales estadounidenses acreditados para este proceso.

Ambos fueron custodiados y trasladados por agentes de la Policía Federal al hangar de la PGR en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, donde un perito médico de la Dirección General de Coordinación de Servicios Periciales verificó su integridad física.

Además personal de la Subprocuraduría de Derechos Humanos, Atención a Víctimas y Servicios a la Comunidad constató el cumplimiento a la norma de protección de los derechos humanos de los extraditados.