Ana Pantaleoni/El País
El objetivo no es sólo estético. Las operaciones tienen menos hemorragias, y duelen menos. Parten de un principio: seguir el camino más corto hasta el órgano a extirpar.
Barcelona, España.- "Hace 100 años operábamos sin guantes", dijo el miércoles Manel Trias, médico del hospital barcelonés Sant Pau. Hace sólo cuatro meses su equipo logró extraer por primera vez el bazo de una mujer intacto a través de la vagina evitando grandes incisiones. La intervención fue hecha pública el miércoles.

El jueves, también en Barcelona, el Hospital Clínic presenta una cirugía por la que se extrae el riñón a través del ombligo. Éstas y otras intervenciones usan una técnica, denominada genéricamente NOTES (Natural Orifice Transluminal Endoscopic Surgery), que aprovecha los orificios naturales para evitar cicatrices. Es el siguiente paso tras las laparoscopias (intervenciones con incisiones mínimas).

El objetivo no es sólo estético. Las operaciones tienen menos hemorragias, y duelen menos. Parten de un principio: seguir el camino más corto hasta el órgano a extirpar.

En el caso de la mujer de Sant Pau, su bazo presentaba un tumor y era necesario sacarlo entero y sin triturar. El bazo es un órgano que pesa un cuarto de kilo y se sitúa bajo el diafragma. Los médicos realizaron primero una operación virtual, y a partir de un escáner reconstruyeron sus estructuras óseas y su vagina. La paciente fue colocada en posición decúbito lateral y con instrumental convencional de laparoscopia y tres pequeñas incisiones en el abdomen, se liberó el bazo y se recogió con una bolsa para poder extraerlo mediante la introducción de un instrumento operatorio por la vagina. La técnica se define como mixta entre la cirugía laparoscópica y la técnica NOTES.

El jefe de Cirugía laparoscópica del Servicio de Cirugía Digestiva del hospital, Eduardo Tarragona, explicó el miércoles que el hospital Sant Pau ha extraído ya el bazo a dos mujeres por la vagina entre diciembre de 2008 y febrero de este año, y también se ha extirpado este órgano a dos hombres de 36 y 25 años a través del orificio del ombligo, por una incisión de menos de dos centímetros. A finales de 2007, el Clínic de Barcelona anunció la extirpación de una vesícula biliar por la boca sin necesidad de bisturí. El mismo hospital presentó en abril del año pasado a Rufina, una mujer a la que le extirparon un riñón enfermo de cáncer a través de la vagina sin dejar cicatrices externas.

La primera extirpación de vesícula por el ombligo en España la realizaron cirujanos del hospital madrileño Infanta Sofía. ¿Este tipo de operaciones se van a generalizar? Para el jefe de gastroenterología del Clínic, Antonio Maria de Lacy, estamos avanzando despacio. "Es la primera vez que los cirujanos tienen ideas antes que la propia industria. Necesitamos unos años para que la industria entienda que tiene que robotizar los instrumentos", explicó el miércoles Lacy. "Se irán haciendo más, ahora habrá muchas operaciones a través del orificio umbilical".