Las investigaciones en las dos explosiones de Indonesia apuntan a la habitación 1080 del hotel J.W. Marriott, donde los policías encontraron una bomba más escondida en una laptop
YAKARTA.- La policía concentró el sábado las investigaciones en identificar a dos atacantes suicidas que hicieron detonar explosivos en dos hoteles estadounidenses de lujo en la capital de Indonesia, mientras las autoridades confirmaron que al menos cuatro de los muertos eran extranjeros.

Las sospechas apuntan con fuerza a que los estallidos fueron planeados por Noordin Top, un malayo fugitivo que encabeza una escisión de la red extremista Yima Islamiya con presencia en el sureste de Asia.

''Estoy 200% seguro de que esto fue obra suya'', dijo Nasir Abbas, un ex dirigente de la Yima Islamiya que ahora es informante de la policía y colabora con las autoridades en la investigación de los tres últimos ataques terroristas en Indonesia.

En el 2003, el Marriot fue atacado en Yakarta. En esa ocasión, murieron 12 personas, y la organización Yima Islamiya, aliada con la red terrorista al-Qaida, fue acusada por el atentado.
En octubre del 2002, dos clubes nocturnos de Bali fueron atacados, y en los atentados murieron 202 personas, en su mayoría turistas extranjeros. Yima Islamiya habría sido responsable de esa matanza.

Los atentados del viernes fueron cometidos por atacantes suicidas que se registraron como huéspedes en los hoteles J.W. Marriott y Ritz-Carlton en Yakarta y detonaron explosivos que mataron a ocho personas e hirieron a más de 50, dijeron las autoridades.

Un investigador policial dijo el sábado que Noordin era el más probable sospechoso.

''Considerando el objetivo, la ubicación y el contenido de las bombas, eso fue a todas luces obra de Noordin'', afirmó el investigador, que declinó identificarse debido a que no estaba autorizado para hablar con los medios de comunicación.

Un investigador dijo que en la habitación 1080 del Marriott se encontraron notas manuscritas, un teléfono celular y una bomba oculta en una computadora portátil. Se presume que fue en ese cuarto donde los atacantes armaron sus bombas.

Las cabezas de cuatro de los cadáveres recuperados en los sitios de las explosiones, dos en cada hotel, habían sido arrancadas de sus troncos, dijo el investigador. Se cree que se trataba de los cadáveres de los atacantes suicidas.

El ataque ocurrió cuando en el Marriott se realizaba una reunión de ejecutivos de importantes empresas de Indonesia. La reunión había sido organizada por la firma de consultoría CastleAsia, presidida por un estadounidense, informó el grupo.

Stephen Smith, ministro de Relaciones Exteriores de Australia, dijo el sábado que entre los muertos figuran dos australianos, incluido Craig Senger, funcionario de la Comisión de Comercio.