Aurora Zepeda/Excélsior
Edmundo Jacobo admitió que el subsistema de verificación no funcionó como se había prometido y que el software adquirido para el monitoreo había sido "subutilizado".
México, D.F..- El monitoreo del Instituto Federal Electoral (IFE) falló en su tarea de verificar automáticamente la transmisión de spots de partidos y autoridades electorales, con base en las pautas aprobadas por el Consejo General de ese órgano.

Este subsistema de verificación tuvo un costo de 28 millones de dólares y, al final, no arrojó un solo reporte durante las campañas, reclamaron partidos y consejeros electorales, en la sesión del 27 de julio que reunió al Comité de Radio y Televisión del IFE.

Allí, representantes de partidos y consejeros reclamaron al secretario ejecutivo del órgano electoral, Edmundo Jacobo; al director de Prerrogativas, Antonio Gamboa, y al responsable de la Unidad de Servicios de Informática (Unicom), René Miranda, que no recibieron un solo reporte sobre la verificación, durante el periodo de campañas y los días de julio del proceso electoral.

Edmundo Jacobo admitió que el subsistema de verificación no funcionó como se había prometido y que el software adquirido para el monitoreo había sido "subutilizado".

El consejero Marco Gómez consideró que esta falla pudo haber sido "mortal" para el IFE, en un escenario complejo de elección.

Hay que recordar que el IFE gastó más de 420 millones de pesos en la adquisición de software y la instalación de infraestructura para el Sistema Integral de Administración de los Tiempos del Estado (SIATE).

Para ello montó oficinas centrales y 150 centros de monitoreo (Cevem) en todo el país, con el propósito de vigilar las transmisiones de dos mil 43 medios de comunicación y destinó 28 millones de dólares para el subsistema de verificación.

En aquella sesión del Comité de Radio y Televisión que se realizó el 27 de julio, partidos y consejeros también cuestionaron a los funcionarios electorales que no hubieran entregado un solo reporte de verificación de pautas y transmisiones durante las campañas.

Reclamaron que no hubiera funcionado el subsistema de verificación automática que debía cotejar las pautas aprobadas con las que realmente se transmitieron en medios de comunicación.

En la discusión que recoge la versión estenográfica, el consejero Marco Gómez cuestionó que los funcionarios defendieran el monitoreo, argumentando que se cuenta con testigos de las 24 horas de transmisión de los medios.

Pero "funcionando no es que estuvieran grabando" , dijo el consejero Gómez Alcantar: "Eso no sirve de nada; se trataba de que todo estuviera totalmente automatizado para poder tener reportes. Ya se acabaron las campañas y la verdad es que no pasó absolutamente nada, porque también hubo temas que ayudaron a que esta elección no se convirtiera en un escándalo y no voy a mencionar cuáles".

No obstante, agregó, "en un escenario complejo, este tema hubiera sido mortal para el IFE." Y mencionó incluso que esta falla podría generar responsabilidades administrativas.

En su oportunidad, el consejero Arturo Sánchez pidió razonesque explicaran porqué no pueden darse a conocer los reportes de verificación.

En un diálogo entre Gómez Alcantar y el director de Prerrogativas, el primero cuestionó al segundo: "¿Estás de acuerdo conmigo en que se incumplió (la entrega de reportes) en campaña?" Gamboa contestó: "El tamaño de la operación es la primera vez que." Y Gómez Alcantar interrumpe: "Sí o no".

Tomó entonces la palabra el consejero Virgilio Andrade, presidente del Comité de Radio y Televisión: "A ver, que responda".

Gamboa dijo: "Si la respuesta atiende a la periodicidad de los informes, por supuesto no se presentaron; no se presentaron con la oportunidad debida, la complejidad técnica es muy importante. El número de datos que hay que procesar suma alrededor de siete millones de detecciones y técnicamente es muy complejo. Hemos acudido a diversas fuentes, desde el punto de vista técnico, para intentar solventarlo y estamos en proceso de concluir de manera exitosa".

- Entonces la respuesta es no -dijo el consejero Marco Gómez antes de que Virgilio Andrade anunciara que este tema continuaría después para permitir que llegara el secretario ejecutivo, Edmundo Jacobo.

En la versión estenográfica se apunta que pasaron a otro punto y luego se decretó un receso de cinco minutos.

Ya con Jacobo presente, se reinició la sesión. Éste hizo un resumen de las actividades del SIATE y, entre otras, mencionó que había áreas qué mejorar, entre ellas, que el sistema no está detectando todos los anuncios debido a que no todos tienen "huella acústica", y la falla se está corrigiendo de manera manual. Admitió además que el sistema detecta un mismo promocional, "erróneamente", como si fueran dos o tres distintos.

A Jacobo lo confrontaron los representantes de Convergencia, Guillermo Cárdenas; Francisco Gatica, del PAN, y Fernando Vargas, del PRD, entre otros. Y frente a las aseveraciones del consejero Marco Gómez, el secretario ejecutivo del IFE tuvo que admitir que no todo funcionó conforme a lo previsto y que no se cuentan con reportes de verificación.

"Son cuestiones en las que tenemos que encontrar una respuesta satisfactoria para todos. Eso es lo que creo y comparto sin duda el espíritu que señala el consejero Gómez, en el sentido de que hay que decir las cosas como son, y mal haría al decir que todo funcionó al cien, sobre todo esta cuestión de la automatización, pero creo que hay muchas otras cosas que sí funcionaron y ahí va estar la información", dijo Jacobo.

Luego de seguir con las preguntas, los presentes en la reunión intentaron acceder al sistema para escoger un spot.

De pronto, Jacobo tomó la palabra para explicar que lo que estaban escuchando era "una melodía que se parece al promocional" y el sistema lo identificó como si fuera un spot de partido.

A este tipo de anuncios, explicó, se les llama "falsos positivos" y el sistema no depura automáticamente estos anuncios que nada tienen que ver con los spots de campaña.

A pregunta de Marco Gómez, Jacobo Molina admitó que la depuración se lleva a cabo de manera "manual" y que "los códigos que se pueden parecer son muchísimos".

La representante del PVEM, Érika Mariana Rosas calificó erste episodio como una "vergüenza" y el consejero Marco Gómez preguntó cuánta gente era necesaria para "depurar manualmente" de falsos positivos los dos mil 300 pautados (con 11.7 millones de spots) que se enviaron a los medios de todo el país.

Edmundo Jacobo aseguró que no se necesitaban más recursos de los programados y afirmó: "Si merece una calificación lo que tenemos, creo que está subutilizado todavía y tenemos muchas cosas que explotarle al sistema".

Luego, René Miranda defiendió la decisión del IFE de invertir en esa tecnología y aseguró que el software sirvió, pero primero hay que detectar y depurar los falsos positivos, a lo que los partidos responden con preocupación.

El secretario ejecutivo del IFE comentó que en Sonora hay "treinta y tantos mil impactos" asociados al tema en discusión.

Después de encontrar en el sistema un spot que sí correspondía a un promocional de partido, acordaron volverse a reunir para ver en la práctica el subsistema de verificación para el caso de Tabasco, donde habrá próximamente elecciones.