El Universal
Si bien es cierto que programas como photoshop les ayudan a lucir impecables, a veces aparecen con "otro rostro"
No sólo las cirugías plásticas pueden acabar con las arrugas, también los programas de cómputo para modificar imágenes ayudan a terminar con imperfecciones, aunque sea de manera virtual.

Las famosas de la farándula no se han quedado atrás en aquello de probar las bondades de software como photoshop. Piel lisa, sin bolsas en los ojos, labios perfectos, color uniforme, nariz recta y ojos delineados son algunas de las "ayudas" que los programas brindan.

Sin embargo, a algunas celebridades se les ha "pasado la mano" en aquello del "retoque" digital y más que apantallar con su imagen, generan alboroto pues suelen lucir "transformadas".

El caso más reciente es el de Lindsay Lohan, quien si bien es cierto que apenas tiene 23 años, apareció con una piel impecable en los anuncios de una firma de moda. No sólo le fueron ocultadas sus pecas, sino que ninguna transformación en su dermis fue visible, tanto que parecía difícil distinguir sus rodillas.

La propia Lohan protagonizó un caso similar el pasado abril, cuando figuró en la portada de una revista, pero con una imagen que hacía evidente el uso de retoque digital, pues su rostro aparecía sin líneas de expresión, como si se tratara de una máscara.

Joven pero no por ello indiferente a la ayuda de la tecnología, Britney Spears mostró un rostro radicalmente distinto para promocionar su más reciente álbum Circus. Gracias a los retoques en su nariz La Princesa del Pop parecía otra persona.

Y también a la que se le "pasó la mano" con tal de lucir sin imperfecciones evidentes, fue a la cantante Madonna, quien apareció en unos anuncios de la firma francesa Louis Vuitton sin una sola arruga en rostro y manos, cuando diversas fotos han dado cuenta que éstas últimas sí representan la edad de la cantante: 50 años.

Aunque no de 50 años, pero sí de 46, Demi Moore aprovechó la ayuda tecnológica para lucir unos 10 años más joven en un anuncio para una marca de cosméticos. La imagen, sin embargo, no logró engañar a los espectadores, pues de inmediato se suscitaron comentarios por la falta de naturalidad con la que aparecía la actriz.

Halle Berry tampoco fue favorecida por los retoques digitales, pues a diferencia de otras famosas que suelen lucir increíblemente jóvenes, a ella le sucedió lo contrario. En la portada de una revista en lugar de aparecer con el rostro impecable, se le veían bolsas debajo de los ojos, lo que le daba un aspecto de mayor edad.