Agencias
La familia de El Rey del Pop emitió un comunicado con algunos de los amigos y artistas que han confirmado su asistencia al funeral, entre ellos los jugadores de baloncesto Kobe Bryant y Magic Johnson, la actriz Brooke Shields y el productor y fundador de Motown, Berry Gordy.
Los Angeles, EU.- El funeral de Michael Jackson, que se celebrará hoy en el Staples Center de esta ciudad, promete ser un show televisivo de primer nivel con la participación de artistas como Jennifer Hudson, Steve Wonder, Mariah Carey, Lionel Richie, John Mayer, Smokey Robinson y Usher.

La familia de El Rey del Pop emitió un comunicado con algunos de los amigos y artistas que han confirmado su asistencia al funeral, entre ellos los jugadores de baloncesto Kobe Bryant y Magic Johnson, la actriz Brooke Shields y el productor y fundador de Motown, Berry Gordy.

La prensa especializada añadió otros nombres al evento, aunque no existe confirmación oficial, como Aretha Franklin, Liza Minnelli, Alicia Keys, Whitney Houston, Beyoncé, Justin Timberlake Elizabeth Taylor y Diana Ross, esta última podría inaugurar la ceremonia, según se informó.

En tanto, el portal Radaronline.com informó que El Rey del Pop será sepultado en una ceremonia privada previa al tributo.

Se cree que el acto se realizará en el cementerio Forest Lawn, en Hollywood Hills. Conocido como El cementerio de las estrellas, ahí descansan celeridades como Bette Davis, Lucille Ball y el músico Liberace. Varios camiones de los medios aguardan en las afueras del cementerio, y a pesar de los pedidos de privacidad de la familia, se espera que miles de fans se dirijan al lugar para recordar a su ídolo.

Mientras tanto Los Angeles se prepara para la llegada de grandes cantidades de seguidores, muchos de los cuales ya llegaron y hacen fila delante del Staples Center. Las autoridades angelinas están acordonando el área alrededor del estadio y pidieron a los fans que no tienen boletos que no se acerquen al lugar. Sin embargo, se estima que unos 700 mil fanáticos se acercarán al sitio para tratar de ingresar al estadio.

Aunque había confirmado su asistencia, Debbie Rowe, ex esposa de Jackson y madre de sus dos hijos mayores, cambió de parecer.

"El ataque de atención mediática ha dejado en claro que su asistencia sería una distracción innecesaria de un evento que debe enfocarse sólo en el legado de Michael", dijo su abogada Marta Almli. "Ella seguirá celebrando los recuerdos de Michael en privado."

Mientras tanto, la concejala de Los Angeles, Jan Perry, dijo que le "encantaría" que los Jackson ayuden a costear algunos de los gastos que la ciudad anticipa asociados con el servicio fúnebre de hoy, pero que las autoridades no han recibido noticias de la familia.

Perry dijo que la ciudad no tenía todavía un estimado de los costos y que las autoridades de Los Angeles están preocupadas por la cantidad de admiradores que han llegado y de que éstos obstruyan las calles.

El reverendo Al Sharpton, una persona cercana al clan Jackson, no mencionó si la familia estaba dispuesta a colaborar económicamente con el gobierno angelino en una entrevista con Good Morning America.

"La ciudad intenta hacer lo que debe para proteger a la gente. Es claro que nadie en la familia está contento de que la ciudad incurra en ningún tipo de gasto. Están hablando de una figura histórica que tendrá una celebración histórica, probablemente una como ninguna otra en esta generación", dijo Sharpton.