Notimex
Shanghai.- El tenista suizo Roger Federer confirm ó su calidad de número uno del mundo al conquistar el Masters de Shanghai, tras imponerse en sets corridos al español David Ferrer, por 6-2, 6-3 y 6-2.
En un duelo sin complicaciones, Federer superó a Ferrer en una hora y 37 minutos de acción para defender con éxito el título y conquistarlo por cuarta ocasión en su carrera luego de ganarlo en 2003, 2004 y 2006.

Después de perder su primer duelo del Masters ante el chileno Fernando González, Federer retomó el paso y llegó a la final donde se midió al ibérico, quien alcanzó esta instancia con paso perfecto y como la revelación del certamen.

Pero ante el mejor jugador del orbe nada pudo hacer Ferrer, quien pese a la dolorosa derrota inicial tuvo una muy buena actuación en el certamen que repartió 4.45 millones de dólares en premios, en su primera participación.

Pese a las ganas de Ferrer, Federer fue mucha pieza para su rival y luego de romperle el servicio en dos ocasiones tomó una clara ventaja 5-1, y con el servicio a su favor en el octavo "game" se apuntó el triunfo y dio el primer paso rumbo al título.

En los siguientes sets, el dominio de Federer gracias a su extraordinario nivel de juego y la potencia de sus disparos fue letal para su oponente, quien nunca se rindió pero nada pudo hacer para evitar la caída.

La mejor manga para Ferrer fue la segunda, donde pudo conquistar tres "games", y en la tercera Federer fue contundente y con el 5-2 a favor, un potente derechazo fue el punto definitivo que le dio el título.

A lo largo del encuentro, Federer tuvo 93 puntos ganadores y 29 errores no forzados por 62 y 38 de Ferrer, de manera respectiva, para ganar su octavo título del año.

Los Grand Slams de Australia, Wimbledon y Estados Unidos, además de los Masters de Hamburgo, Cincinnati y los torneos de Dubai y Basilea fueron los trofeos que llevó a su vitrina Federer, quien terminó el año como el mejor del mundo.

En el partido definitivo de dobles, los favoritos Mark Knowles, de Bahamas, y Daniel Nestor, de Canadá, hicieron válidos los pronósticos al derrotar en dos sets de 6-2 y 6-3 al sueco Simon Aspelin y el austriaco Julian Knowle.