Roma.- El suizo Roger Federer, número uno del mundo, fue eliminado ayer sorpresivamente en cuartos de final del torneo de tenis de Roma por el checo Radek Stepanek, quien el jueves había derrotado al peruano Luis Horna, imponiéndose por 7-6 (7-4) y 7-6 (9-7) a Federer.
En semifinales se enfrentará al serbio Novak Djokovic, quien venció a Almagro por 6-1, 1-0. "Es muy importante jugar de forma agresiva", declaró Stepanek. "Una vez que él (Federer) hace su juego, te puede mover por toda la cancha. Hay que presionarlo, y vale la pena".

Federer sufrió hoy su sexta derrota del año. "Para mí es decepcionante la forma en que perdí", afirmó el suizo, quien cometió hoy inusuales errores con su revés. "Desearía haber podido jugar mejor, lo hice tan mal en los puntos importantes... Es una dura derrota".

"Me duele haber perdido el partido, los detalles realmente no importan ahora", agregó el suizo, que perdió dos finales en Roma.

Federer buscará recuperarse en la arcilla en el Masters de Hamburgo, que comienza mañana, donde defenderá el título. "Stepanek es un rival incómodo. Sacó muy bien y devolvió muy bien mi servicio", admitió.

A pesar de perder sus posibilidades de llevar el partido a un tercer set cuando ganaba 5-2, el número uno del mundo trató de poner la pérdida en perspectiva.

"Éste realmente no fue un partido de arcilla", afirmó al calificar el ataque de servicio y volea del checo. "Estaría un poco más preocupado si perdiera frente a alguien que juega un verdadero tenis de arcilla.

"Éste fue un partido diferente. Es como cuando uno pierde frente al (jugador de gran servicio Ivo) Karlovic. Él es un tipo que te da muy poco ritmo. "Salí de la cancha un poco desconcertado porque él (Stepanek) no me permitió hacer mi juego. Aún así pienso que debería haber ganado".

El Masters Series de tenis de Roma se juega sobre arcilla y reparte 2,27 millones de euros (3,5 millones de dólares) en premios y puntos para las clasificaciones de la ATP.