<span></span>El Universal
México.- El presidente Felipe Calderón invitó ayer a comer en la residencia oficial de Los Pinos a sus maestros de primaria, secundaria, preparatoria y estudios profesionales, a quienes dijo: "Yo soy la hechura de ustedes, lo que yo haga bien, lo que yo haga mal, es obra de ustedes, de lo que me hicieron como maestros".
La fiesta con los profesores se adelantó porque el mandatario viajará hoy, Día del Maestro, a la Cumbre de Lima y por ello comió con sus mentores en el jardín de la Hondonada de Los Pinos, maestros que lo recordaron no como un alumno de dieces en sus calificaciones, aunque sí persistente y tenaz.

Calderón fue alumno destacado, recordó uno de sus profesores que le impartió la carrera de Derecho Agrario, Manuel Ruiz Daza, quien fue asesor de cuatro presidentes de la República -desde Gustavo Díaz Ordaz- y quien también es tío del actual gobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz. Por las aulas de Ruiz Daza también pasaron José Murat, Roberto Madrazo y Fidel Herrera.

José Jesús Rodríguez Tovar, profesor de Seguridad Social en la Escuela Libre de Derecho, dijo que Calderón y su esposa Margarita Zavala, fueron alumnos destacados, pero más ella.

-Oiga ¿y era de 10 el Presidente?-

"No, pero sí se sacaba sus dieces. Tanto uno como otro, alumnos muy distinguidos, espero que esto no lo publiquen: doña Margarita más brillante como alumna", recordó entre risas.

De carácter

Luis Pazos de la Torre dijo que Calderón como estudiante tenía su carácter, "recuerdo que a mí me gustaba a veces hacerlo enojar, él siempre defendía sus convicciones. Cuando una persona es presidente todos dicen que fue buen alumno, que fue el mejor, porque es el presidente, pero en este caso lo recuerdo como una gente que defendía sus posiciones, que tenía el valor de diferir de sus maestros".

-¿Era de 10?-

"A lo mejor no era de 10, pero era una gente que le gustaba, disfrutaba sus clases, buen alumno, igual que Margarita".

Calderón tuvo un gesto especial con sus maestros de primaria y secundaria, a quienes invitó a compartir su mesa ya que ellos, según relataron los asistentes, fueron los que le dieron su primera formación.