Claudia Olinda Morán
Saltillo, Coah.- Libros para dar masajes, de hierbas curativas, imagen personal, cuentos de hadas, de miedo, tangrams y juegos de destreza mental, están a disposición de las familias en la Feria del Libro.
Ya sea solo, en parejas o, más aún, en familia, los asistentes a la Feria del Libro se mostraron satisfechos de la organización del evento, aunque sugirieron algunas mejoras en la falta de estacionamiento y popularizar el uso de terminales electrónicas para el pago con tarjetas bancarias.

"Vengo con la idea de comprar diccionarios, sellos y a ver cuál novedad encuentro. La ubicación de la Feria está bien, aunque se batalla con el estacionamiento y me gustaría que durara más días", dijo Patricia Maldonado, maestra de secundaria y quien año con año visita los stands que se instalan en el Museo de las Aves.

Por su parte, Claudia Cristina Morales, ama de casa, dijo: "Traigo a mis hijos cada año porque les gusta ver la variedad de libros que traen y para que conozcan más. Ya llevamos un libro de leyendas, para mi sobrino, y para mí, uno de hierbas curativas mexicanas".

Lucía de la Rosa, quien labora como empleada, fue más allá y decide predicar con el ejemplo: "Quiero que mis hijas conozcan de qué se trata. Comprar libros y fomentarles el hábito de la lectura. Compramos un libro, un tangram y un juego de destreza mental. Me quedé con ganas de adquirir otros, pero sólo algunos tienen para pagar con  tarjeta".

"Son interesantes los libros en exhibición; yo llevo un libro sobre reflexología (masajes). Hay pocos y apenas aquí lo consigo", dijo por su parte Francisco Acosta Cedillo, electricista.

Mientras, María Angélica Hernández Gaytán compró un libro de Gaby Vargas sobre la imagen del éxito, dijo: "Creo que la feria es muy atractiva para los niños, a quienes debemos crearles el hábito de la lectura regalándoles un libro"; ella labora como maestra de enfermería.