Vanguardia/EFE
Madrid.- Una corrida de toros malos por donde se les mire, sin embargo, arroja al final el balance de una oreja para el español Antonio Ferrera, premio a la habilidad y la entrega, este miércoles en Las Ventas de Madrid.
Hubo que esperar al sexto toro para encontrar justificación a la tarde. Y no fue cosa del astado, sino más bien del torero, Antonio Ferrera, que fue quien puso todo. El torero impresionó con las banderillas y mató muy bien, con mucha contundencia, y entre medias,hay que reconocer también, arriesgó lo suyo. Desde luego estuvo muy por encima del deslucido toro de Pereda, siendo éste el menos malo del encierro. En realidad ninguno de los seis embistió de verdad.

Una corrida fundamentalmente sin clase, de buena fachada y nulo contenido, aunque el referido sexto se arrancó de lejos, prestando más emoción e interés. Pero ni éste ni los anteriores llegaron a"romper", según término de la jerga para definir al toro bravo que colabora siguiendo los engaños por abajo.

Ninguno se desplazó largo y con franqueza. Más bien embestidas inciertas, las caras a media altura, mirando por encima de las esclavinas de los capotes y de los estaquilladores de las muletas,sin descolgar del todo. Unos se han movido más que otros, pero con el denominador común de la falta de clase. Y los hubo incluso que sacaron lo que los profesionales llaman "peligro sordo", todavía mucho peor porque no trasciende.

Tuvo mérito Ferrera, que acertó en la puesta en escena, arriesgó más de lo que el toro merecía, y resolvió así una faena impensable.La clave fue no rendirse, desde el arrebato en los lances de recibo a la espectacularidad con las banderillas pasando por la entrega conl a muleta. Toro mirón e incierto, pero que, ya está dicho, en laarrancada de lejos tenía emoción y cierta boyantía. Finalmente,agotadas las inciertas embestidas, Ferrera se pegó un "arrimón" como recurso que dio también resultado. Para remate un espadazo fulminante.

El público se dio el gustazo de pedir la oreja como recompensa del suplicio que había soportado en la tarde. Y en verdad, también Ferrera la merecía.

Todo lo anterior, mejor no recordarlo. El propio Ferrera no pudo pasar de un simple proyecto de faena en el flojo y parado tercero.

Esplá había estado a la defensiva con su primero, cuyo juego fuea la par. En el cuarto, toro sin fuerzas ni contenido, ni siquiera se molestó en tomar las banderillas, y eso que era cartel de especialistas. Por cierto, banderilleó la terna conjuntamente los tres primeros toros sin nada sobresaliente. Hubo un buen par deEncabo en el quinto, y el ya mencionado tercio de Ferrera en el torodel triunfo.

Encabo no terminó de "meterse" con el primero de su lote,haciendo los cites fuera de cacho para demorar todavía más las tardas arrancadas que tenía el animal, que, eso sí, una vez que se echaba para adelante, repetía tres y hasta cuatro veces. Sin embargo, cortaba el torero las series cuando empezaba a "calentar".Dos y el de pecho, a lo sumo tres. Un contrasentido. El quinto "se metía" con descaro por los dos pitones, y menos indisimuladamente se quitaba el torero.

Tarde, desde luego, y a pesar de la oreja de Ferrera en el último momento.