Cannes, Francia.- Hacer películas "es como una terapia" para el director mexicano Fernando Emibcke, que vino a Cannes para presentar su segundo filme, el premiado "Lake Tahoe", en el que profundiza en el duelo y la pérdida.
Tras triunfar con "Temporada de Patos", en 2004, y ahora con su nueva cinta, el realizador escribe en estos momentos "varias historias" a la vez mientras descubre "cuál funciona mejor y cuál se deja filmar" o, más bien, "cuál es la que le exige filmarla", explicó en una entrevista con Efe.

Eimbcke dijo que está "convencidísimo" de que no es uno mismo quien elige sus historias, sino que éstas "le eligen a uno".

Así le ocurrió hasta ahora y así espera que ocurra con la tercera.

De momento, tiene el argumento de las cuatro historias y "va saltando de una a otra", sin que ninguna esté realmente avanzada.

Para ello escribe, en cierta forma, siempre sobre los mismos temas que le interesaban ya en "Temporada de Patos": "Las pérdidas, las ausencias, la necesidad de amor, la necesidad de compañía".

"Siempre se acaba haciendo la misma película, tampoco hay tantos temas" de importancia y universalidad como el amor o la perdida, resaltó.

Con el filme que ahora promueve y que el pasado 17 de mayo fue el evento del día en La Semana de la Crítica, dijo haber "aprendido muchísimo", tanto de su historia como de su protagonista, un joven de 16 años que pierde a su padre y aprende a sobreponerse y a superar su dolor gracias a las nuevas personas que cruza en su camino.

Al igual que el realizador, quien después del filme dijo saber "desprenderse" mejor, "soltar" carga y "dejarse ir", enseñanzas que no son fáciles, subrayó.

El director piensa que no se trata de un filme autobiográfico, aunque habla de experiencias vitales que conoce muy bien, como la soledad o la muerte del padre, porque todo el mundo puede "reflejarse" en él.

Las dos cintas se manejan como comedias y comparten un elemento que "llama la atención" y es que "no hay adultos", el autor no sabe por qué.

Tienen las dos, igualmente, un cruce de personajes que les da toda su esencia y que es, dijo, "como quisiera uno que fuera la vida", en particular "con 'Temporada de patos'", donde los temas son importantes "pero no hay pérdida".

A su paso por Cannes, donde desde hace unos años el cine latinoamericano y el mexicano en particular está muy ricamente representado, el cineasta evocó la excelente relación de "mucho respeto" con Carlos Reygadas, Alfonso Cuarón y sus compatriotas cineastas, pues "aprenden mucho unos de otros" y se ayudan entre ellos.

Pasó la época "en que había codazos, cullizados. Nos dimos cuenta de que si a uno le va bien a mí me va a ir mejor".

En realidad, "lo peor que te puede pasar es que una película de compatriota tuyo le vaya mal".

Fernando Eimbcke y su película "Lake Tahoe" fueron el pasado 17 de mayo "la revelación del año" de la 47 la sección paralela La Semana de la Crítica, a propuesta de la Federación Internacional de la Prensa Cinematográfica (FIPRESCI), que le dio su premio en la principal edición de la Berlinale, donde también ganó el Premio Alfred Bauer.