La Jornada
Jorge Emilio González, conocido como El Niño Verde -el mismo que fue descubierto solicitando un soborno de 2 millones de dólares para cabildear la construcción de un desarrollo inmobiliario en Cancún-, se presentó tarde en la sala de prensa, donde ofreció una entrevista a Televisión Azteca, propiedad de Ricardo Salinas Pliego, padre de Ninfa Salinas, quien será la coordinadora del grupo de los verdes en San Lázaro.
México, D.F..- Entre algarabía, abrazos y festejo, porque se encuentran a un paso de convertirse en la tercera fuerza política del país, los dirigentes y candidatos del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) calificaron de hecho histórico -que no ha ocurrido en el mundo- la votación obtenida durante el proceso electoral de ayer.

En el hotel Marriot, uno de los más costosos de la ciudad de México, el PVEM organizó una conferencia de prensa, que se retrasó más de dos horas, para anunciar su victoria electoral. Los dirigentes, actuales diputados en ejercicio y otros con licencia, y algunos de los candidatos plurinominales que formarán parte de la legislatura número 61, con vestimentas de diseñadores italianos y estadunidenses, relojes de altísimo costo y bolsas a la última moda, expresaron su satisfacción por el triunfo electoral, que dicen haber obtenido con el respaldo de 2 millones de ciudadanos.

Jorge Emilio González, conocido como El Niño Verde -el mismo que fue descubierto solicitando un soborno de 2 millones de dólares para cabildear la construcción de un desarrollo inmobiliario en Cancún-, se presentó tarde en la sala de prensa, donde ofreció una entrevista a Televisión Azteca, propiedad de Ricardo Salinas Pliego, padre de Ninfa Salinas, quien será la coordinadora del grupo de los verdes en San Lázaro.

Tal actitud irritó al resto de los reporteros que se encontraban esperando desde las 5 de la tarde, quienes le reclamaron a gritos: "¡Es una falta de respeto! ¡Convocaron a conferencia de prensa y no a entrevista con Televisión Azteca! ¡Vámonos, vámonos, vámonos.! ¡Qué se creen ustedes!"

Con su acostumbrado desparpajo, El Niño Verde, vistiendo una playera con la leyenda "Soy Verde", agradeció a los "millones de personas" que hicieron caso de su campaña, calificada de ilegal en los medios de comunicación: "Hemos demostrado que se puede crecer; estamos muy cerca del Partido de la Revolución Democrática. Es una de las votaciones más altas que se han tenido en el mundo para un partido verde".

Cobijado por sus acompañantes, todos jóvenes pudientes y ex empleados de Televisa y Tv Azteca, González expuso que su partido trabajará "para preservar el medio ambiente" e impulsar en el Congreso "reformas que modernicen el país".

Al preguntarle la proporción de legisladores que tendrá su partido en la Cámara de Diputados, demostró desconocer los resultados de la elección y dijo que el número se ubicará entre 20 y 25 diputados porque comparte seis con el PRI a través de una fórmula electoral.

Al finalizar la corta conferencia entre aplausos y silbidos de satisfacción de sus ostentosos acompañantes, se retiró a una fiesta privada en el mismo hotel, que se encuentra en avenida Campos Elíseos, en la zona de Polanco.