Universal
El gobernador de Veracruz, Fidel Herrera Beltrán, rechazó que haya participado en el derribo de la estatua del ex presidente Vicente Fox, a quien calificó de "amigo y aliado de los veracruzanos".
Herrera Beltrán aseguró que nadie de su gabinete participó en dicho acto y aclaró que "Veracruz no es una tierra de talibanes que anden tirando estatuas, desatados como horda".

Pero, además, se lanzó contra las autoridades municipales panistas de Boca del Río por decidir la colocación de una estatua del ex mandatario, sin el consentimiento de la mayoría de los sectores sociales y políticos.

Mientras, los partidos de oposición en la Cámara de Diputados desecharon una propuesta del PAN para condenar desde la tribuna legislativa el delito de daño a propiedad ajena, al haber roto la efigie de Vicente Fox.

El diputado panista Héctor Larios, presidente de la Junta de Coordinación Política, reconoció que el resto de los coordinadores parlamentarios desecharon la propuesta, por considerar que el acto en el que participaron algunos priístas para romper la estatua de Fox, fue un hecho de imprudencia, que no se puede catalogar como un delito.

El pasado sábado un grupo de priístas lanzó diversos proyectiles y derribó una estatua con la imagen del ex presidente Fox que fue colocada en Playa Santa Ana, en Boca del Río, Veracruz. La efigie de guanajuatense que "perdió" su mano derecha.

Un día después, por la mañana, fue levantada y delevada oficialmente por el alcalde panista Francisco Gutiérrez. Por la noche, una grúa desmontó la estatua.

Vicente Fox acusó la noche del domingo a Fidel Herrera de "tira la estatua y esconde la mano".

Entrevistado en el Puerto de Veracruz, Herrera Beltrán criticó a las autoridades de Boca del Río.

"Yo creo que ahí hay tanta responsabilidad, tanto de quienes pusieron la estatua, los que la subieron, como los que la bajaron; puesta de manera subrepticia, sin los anclajes y soportes, desprendida solamente con un pequeño lazo de vaquero de una manera harto sospechosa", afirmó.

El mandatario estatal rechazó que haya participado de manera indirecta, así como militantes priistas, en el derribo de la estatua.

-¿Con Fox existe buena relación, señor gobernador? -se le preguntó.

-La de respeto y reconocimiento que yo le di como presidente de la República y que le señalo como ex presidente, digo, no somos del mismo partido ni somos íntimos ni cuatachos, pero yo reconozco que fue solidario.

Dijo que tiene el mayor de los respetos al ex presidente Fox, a quien calificó de "amigo y aliado de los veracruzanos", por lo que se sumó a la exigencia de investigar los hechos hasta las últimas consecuencias.

"Qué bueno que haya iniciado el alcalde de Boca del Río y sus asesores, el señor director del ISSSTE y el diputado, presidente electo de Boca del Río la averiguación previa ante el Ministerio Público federal. Exijo que se averigüe y que se establezcan las responsabilidades que pueda haber a los que la subieron y a los que la bajaron", indicó Herrera.

El coordinador priísta, Emilio Gamboa, recordó que los panistas también hicieron una situación similar en Monterrey, Nuevo León, cuando tiraron la estatua de José López Portillo, en medio de críticas al gobierno de Miguel de la Madrid por no actuar en contra del ex mandatario.

Sobre la presunta participación de militantes priístas en el derrumbe de la estatua de Fox, Gamboa pidió evidencias. "Si culpan a los priístas, que lo demuestren", dijo.