Notimex
Existen varias razones por las que algunas figuras del espectáculo como, Federica Quijano, Laura Flores y Susana Zabaleta decidieron adoptar a un niño, algunas han sido fuertemente criticadas y otras son reconocidas como ejemplo de amor y de bondad.
México.- Mientras algunos niegan su lazo sanguíneo, como el actor Xavier López "Chabelo" o el cantante Luis Miguel, pues a pesar de las evidencias no han reconocido de manera legal a Leslie y Michelle, respectivamente, hay quienes ven en un hijo el motor más importante de su vida.

Tal es el caso de Madonna, Angelina Jolie, Nicole Kidman, Michelle Pfeiffer, Sharon Stone, Mia Farrow e Isabel Pantoja, para quienes no hubo obstáculos ni prejuicios, y hoy en día valoran a sus hijos adoptivos como el regalo más significativo y la inspiración fundamental para seguir adelante.

"Padre no es el que engendra, sino el que cría", declaró Federica Quijano, ex integrante del grupo Kabah, quien este 1 de marzo, en compañía de María y Sebastián, celebrará en grande el Día de la Familia.

La naturaleza le negó la posibilidad de convertirse en madre de forma biológica, pero desde hace más de dos años ella decidió cambiar su destino: "Estuve 10 años en tratamiento para poder embarazarme, me practicaron seis cirugías y en la última me quitaron la matriz, no hubo más qué hacer".

"Entonces, decidí adoptar para satisfacer un deseo maternal y me molesta que digan que lo hice por una obra de caridad, ellos son mis hijos y punto. Si no los pude tener en mi panza, salieron desde el fondo de mi corazón y también es sagrado", dijo la cantante en entrevista con Notimex.

La también actriz, protagonista de la película "Pamela (Secreto de una pasión)", dijo que tanto María, de dos años y cinco meses, como Sebastián un año y seis meses, sabrán, a su debido tiempo, que no nacieron de su vientre.

"Ellos no tienen por qué avergonzarse, no son adoptados, somos una familia adoptiva y mientras les de la seguridad, el amor y la fuerza lo entenderán", aseguró.

Laura Flores, quien adoptó a Alejandro y a Ana Sofía, coincidió con Federica al señalar que "hay que decírselos con la naturalidad que debe ser, que Dios los mandó a esta casa y con esta familia. Aunque yo no sea su madre biológica, lo soy y eso no se discute".

"Yo siempre le pedí a Dios una gran familia y estoy asombrada de todo lo hermoso que me ha dado. Me hubiera encantado parir más hijos, pero no se pudo. Desde pequeña pensé en tener cuatro y ahora son quienes me impulsan cada día a realizar mejor las cosas, su amor me mueve a donde sea".

La actriz, quien participa en la telenovela "En nombre del amor", comentó a Notimex que su deseo de adoptar otro bebé nació durante su visita a Chihuahua, cuando se desempeñaba como una de las conductoras del programa "Hoy".

Dijo que ahí conoció al gobernador del estado, quien le habló sobre la situación en el DIF (Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia).

"Mi objetivo era quedarme con María, Patricio (hijos biológicos) y Alejandro (adoptado), pero cuando cargué a Ana Sofía me enamoré de ella. Realicé todos los trámites, actualicé mi estado de salud, comprobé que no tenía antecedentes penales, tomé los cursos, hice las pruebas psicológicas y me convertí en su madre", concluyó Flores.

Hace cuatro años, Susana Zabaleta hizo su solicitud con apego a derecho para que en diciembre de 2007 ella y el cineasta Daniel Gruener se convirtieran oficialmente en los padres de Matías, aunque desde hacía seis meses el pequeño ya estaba con ellos.

"Existe un consejo integrado por médicos, psicólogos, maestros, un director del DIF y una procuradora que analiza los casos con el fin de darle al menor la mejor calidad de vida que se merece. Yo nunca fui conformista, porque lo que quieres de la vida hay que buscarlo e ir por él."

Zabaleta explicó que "tener hijos no es cosa fácil y adoptar es uno de los procedimientos más difíciles en este mundo, sobre todo en México. Es incluso, más complicado que hacer un disco, enamorarse o reinventarse".

Luego de enfrentar problemas con la madre biológica del pequeño de tres años, así como con la mujer que pretendía adoptarlo, pero falseó declaraciones, la actriz y cantante mexicana destacó que vive esta experiencia "como ninguna otra, como el mejor regalo que me puedan dar, el mejor placer que me hayan dado, así de fuerte".

Respecto al proceso de adopción, Federica Quijano señaló: "A mí se me ha hecho muy fácil, yo entiendo que hay diferentes lugares que te piden que estés casada o incluso seas católica, pero en mi caso fue muy rápido, tan sólo ocho meses".

Explicó que se sometió a estudios psicológicos, socioeconómicos, médicos, así como a la prueba del VIH (Virus de Inmunodeficiencia Humana); después esperó a que el consejo le asignara un niño, "porque tú no lo puedes escoger, ellos deciden qué bebé va contigo, con tu genética y tu edad".

Aclaró que en ningún momento movió influencias. "Por eso le pido a la gente interesada en adoptar que se informe bien. Yo no gasté ni un peso, sólo cumplí con mis papeles. Estoy muy agradecida con las leyes mexicanas, con el albergue temporal de la Procuraduría del Distrito Federal, la fiscalía y los juzgados".

"Por ello me pregunto en qué lugar Yuri está haciendo sus trámites para que a la fecha no le puedan dar un hijo. Tan sólo en el albergue hay 43 bebés en cunas y muchos más están en maternal. Y según informes oficiales, por lo menos unos 35 niños son abandonados a la semana. Me encantaría hablar con ella", dijo Federica.

En fecha reciente, la cantante mexicana Yuri dio a conocer que tras varios intentos fallidos por convertirse en madre mediante la vía natural, ella y su esposo Rodrigo Espinoza ya iniciaron los trámites para adoptar a una niña.

"Estamos en esas, siempre ha sido una ilusión. Pero creo que las cosas se dan en el momento preciso. Estamos esperando a que se abra esta puertecita, a ver qué dice Dios", declaró.

La actriz y cantante, quien recién lanzó a la venta su disco "Mi hijita linda", añadió: "Hasta que tenga, como se dice, 'los pelos en la mano' o a la chiquilla en el brazo, les voy a dar información; mientras no les voy a soltar la boca porque se me puede cerrar la puerta".

Ana Gabriel (Diana), Ernesto Alonso (Juan Diego), Sara Montiel (Thais y Zeus), Rocío Jurado (José Fernando y Gloria Camila), Mayra Rojas (Fabián), Isabel Pantoja (Andrea Celeste), María Celeste Arrarás (Adrián) y presuntamente Juan Gabriel (cuatro hijos), son otras de las personalidades del medio artístico que han adoptado.

En tanto, la actrices Gabriela Platas y Penélope Cruz han externado su deseo de convertirse en madres adoptivas.

En el plano internacional, la cantante Madonna, quien ya tenía dos hijos biológicos, fue blanco de la polémica cuando decidió adoptar a un bebé de Malawi. Moda, acto publicitario o deseo maternal, pero esta acción despertó el interés en otras famosas.

La exuberante Angelina Jolie adoptó a tres niños, Maddox, quien nació en Camboya; Zahara, de Etiopía, y Pax Thien, de Vietnam. Junto al actor Brad Pitt, tiene una familia numerosa, conformada además por otros tres hijos biológicos.

Michelle Pfeiffer no tenía pareja cuando decidió hacer su familia a partir de un hijo adoptado. En 1993 consiguió la custodia de Claudia Rose. Ese mismo año se enamoró del abogado y productor David Kelley, con quien se casó el mismo día del bautizo de la niña. Nueve meses más tarde, dio a luz a John Henry.

Tom Cruise y Nicole Kidman se casaron en 1991 y adoptaron a Connor e Isabella. En 2002 se divorciaron y actualmente ambos están casados con otras personas y tienen hijos por métodos naturales.

Meg Ryan llevaba 10 años pensando en adoptar a una niña y a principios de 2006 su sueño se hizo realidad. Ya tiene a Daisy Trae, de origen chino. El proceso de adopción duró dos años y ya tenía un hijo de 13 años.

Pero si hay una pionera en adopciones es la cantante estadounidense naturalizada francesa Josephine Baker, fallecida en 1975 y quien adoptó a 12 niños procedentes de diferentes países. Mia Farrow, por su parte, tiene 14 hijos, de los cuales cuatro son biológicos.

Sharon Stone es madre de tres pequeños, ninguno biológico: Roan, Laird y Quinn. La lista continúa y quizá en el futuro otras figuras sigan el ejemplo y opten por conformar su familia de esta manera.

"Tengo a la familia que siempre soñé. Todo el tiempo me la viví buscando al chavo ideal, pero nunca llegó, y si el día de mañana aparece, qué bueno; en tanto, soy inmensamente feliz. Ver a mis hijos crecer o que me digan `Mamá te amo', es lo más importante. Le pido a Dios me dé salud para vivir con ellos", finalizó Federica Quijano.