Une esfuerzos la cantante colombiana con Grupo Santillana para lograr que algunas escuelas de la Fundación Pies Descalzos, fundada por ella, alcancen la excelencia en educación
Santillana Formación, del Grupo Santillana en Colombia, y la Fundación Pies Descalzos, de la cantautora colombiana Shakira, firmaron hoy en Bogotá un convenio para alcanzar la excelencia en la educación en las escuelas de la organización creada por la artista para la población más pobre.

La ex ministra de Educación y de Relaciones Exteriores, María Emma Mejía, presidenta de Pies Descalzos, y Gonzalo Arboleda, vicepresidente del Grupo Santillana, firmaron el convenio del que fue testigo el ex presidente colombiano Belisario Betancur, presidente de la Fundación Santillana en Colombia.

Mejía explicó que, en principio, el convenio aplicará para tres escuelas de Pies Descalzos: La Victoria, en Quibdó, departamento del Chocó (noroeste); Las Américas, Barranquilla (norte), ciudad natal de Shakira, y la Gabriel García Márquez, del sector Altos de Cazucá de la localidad de Soacha, vecina a Bogotá.

Actualmente, 4 mil 130 niños estudian en los centros de la fundación creada en 2001, y se aspira a que el próximo año la cifra llegue a 5 mil 500 en zonas de alta pobreza como Chocó, en donde la mayoría de alumnos proviene de población desplazada, añadió Mejía.

La firma del convenio supone la aplicación en las escuelas de Pies Descalzos del modelo EFQM de Excelencia de la Fundación Europea para la Gestión de Calidad.

Cifras de la Fundación de la autora de Ojos así, Las caderas no mienten y ¿Dónde están los ladrones?, entre decenas, señalan que en Colombia el 50 por ciento de la población desplazada es menor de 15 años y con escasas posibilidades de acceder a una educación de calidad.

Desde 1985, según la Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento (Codhes, privada), casi cuatro millones de colombianos se han visto obligados a abandonar sus tierras debido al conflicto armado, aunque el Gobierno admite que son menos de la mitad.

Gonzalo Arboleda señaló a periodistas que el objetivo final es lograr que los niños en esas escuelas, en unos años, sean ciudadanos de bien, gracias a los centros que, sin duda alcanzarán la excelencia en educación.

Para llegar a ese nivel, explicó Arboleda, se debe cumplir todo el proceso, los principios y criterios, hasta obtener los resultados en alumnos y profesores, y el impacto social del colegio en su entorno, que es lo que se emprendió, desde hoy, en las escuelas de Pies Descalzos.