Fitch explicó que esta reducción de las calificaciones de México se debe a que la crisis económica y financiera global, y la caída de la producción petrolera, agravaron las debilidades en la estructura fiscal del país, entre estas la "alta dependencia de los ingresos públicos al petróleo y a una estrecha base fiscal no petrolera y una limitada flexibilidad fiscal".
México, D.F..- La agencia internacional calificadora de riesgo Fitch Ratings informó hoy que redujo la calificación de la deuda soberana en moneda extranjera de México desde "BBB+" a "BBB" con perspectiva estable, debido a la caída de la producción petrolera.

Asimismo, Fitch redujo la nota en moneda local desde "A-" a "BBB+", indicó la agencia en un comunicado enviado a la Bolsa Mexicana de Valores.

Fitch explicó que esta reducción de las calificaciones de México se debe a que la crisis económica y financiera global, y la caída de la producción petrolera, agravaron las debilidades en la estructura fiscal del país, entre estas la "alta dependencia de los ingresos públicos al petróleo y a una estrecha base fiscal no petrolera y una limitada flexibilidad fiscal".

La agencia agregó que se prevé que la deuda gubernamental general de México representará el 37% del Producto Interno Bruto (PIB) en este año, cifra que supera a la de países similares a México.

La firma recordó que los ingresos petroleros, que suponen el 35% del total de la recaudación, se desplomaron de 3,4 millones de barriles diarios en 2004 a 2,6 millones de barriles este año.

La agencia descartó que la reforma energética del año pasado pueda frenar la caída de la producción.

Asimismo, advirtió de que no prevé posibilidades de que se adopten nuevas medidas fiscales para elevar la recaudación debido a que un partido de oposición (Partido Revolucionario Institucional, PRI) controla la Cámara de diputados, y la "dinámica política estará fuertemente influenciada por las elecciones presidenciales de 2012.

Además, señaló que la recaudación tributaria no petrolera representará apenas el 11% del PIB en 2012, cifra muy inferior a los de otras economías con calificación similar.

Por su parte, los analistas del Grupo Financiero Ixe destacaron que el mercado esperaba desde hace meses esta decisión de Fitch. Por el contrario, recientemente la agencia Moodys señaló que mantendrá sin cambios su calificación sobre México en "Baa1", que equivale a "BBB+".

"Standard & Poor's (S&P) está por decidir si baja su propia calificación, actualmente en BBB+. No obstante, percibimos que S&P ha moderado su tono negativo, por lo cual es probable que se abstenga de bajar la calificación soberana de México", sostuvo Ixe en un comunicado

Ixe explicó que en todo caso México mantendrá "el grado de inversión", pero advirtió de que la decisión de S&P es ahora "sumamente importante por la discrepancia entre Moody's y Fitch".

Los analistas de Ixe afirmaron que la calificación soberana ha generado incertidumbre para los mercados locales en los últimos meses y añadieron que, una vez que se supere el impacto, los mercados locales concentrarán su atención en confirmar la recuperación estadounidense debido a la estrecha relación económica entre México y Estados Unidos.