El Universal
Gloria Beatriz Valdez Salas, coordinadora del Grupo Beta en Tenosique, Tabasco, reporta que en este año han tenido que ser atendidas 800 mujeres que en algunos casos presentan cuadros de aborto En la frontera sur de México se ha incrementado el flujo de migrantes embarazadas, tan sólo en este año han tenido que ser atendidas 800 mujeres que en algunos casos presentan cuadros de aborto inminente pues cuando emprenden su viaje con destino a los Estados Unidos incluso desconocen que esperan un hijo.
Gloria Beatriz Valdez Salas, coordinadora del Grupo Beta en Tenosique, Tabasco, reporta que en este año han tenido que ser atendidas 800 mujeres que en algunos casos presentan cuadros de aborto En la frontera sur de México se ha incrementado el flujo de migrantes embarazadas, tan sólo en este año han tenido que ser atendidas 800 mujeres que en algunos casos presentan cuadros de aborto inminente pues cuando emprenden su viaje con destino a los Estados Unidos incluso desconocen que esperan un hijo.

Gloria Beatriz Valdez Salas, coordinadora del Grupo Beta en Tenosique, Tabasco, en entrevista detalló que este fenómeno se ha incrementado en los dos últimos años.

"Encontramos una gran incidencia de mujeres embarazadas, un fenómeno que es preocupante porque el aumento de estos casos conlleva complicaciones en el embarazo y el aborto", indicó la funcionaria del Instituto Nacional de Migración.

En lo que va de 2009 los diez elementos que integran el Grupo Beta en Tenosique han atendido a 800 mujeres embarazadas, sobre todo Hondureñas, "y es preocupante pues los casos han aumentado, es una situación grave pues en muchas ocasiones ellas no saben que están embarazadas, se encuentran en el primer trimestre de gravidez, y hasta que presentan un sangrado se dan cuenta que necesitan asistencia, cuando se está frente a un cuadro de aborto inminente".

Valdez Salas, quien es enfermera militar retirada, aseguró que las migrantes embarazadas  son ahora una de sus preocupaciones primordiales "por eso nos estamos capacitando también para eso, empecé la licenciatura en obstetricia para poderlas atender en terreno pues este tipo de migrantes  no quieren ser trasladadas a un hospital  a menos que ya esté muy avanzado su problema, cuando ya es inminente el aborto", además de que casi nunca hay un nosocomio cercano al cual canalizarlas.