Washington, EU.- El ex presidente mexicano, Vicente Fox, criticó este martes la construcción de un muro fronterizo por Estados Unidos, la oposición del Congreso a nuevos acuerdos comerciales y pidió a Washington que deje a la ONU la responsabilidad de "intervenir en guerras en diferentes países".
"Los muros no funcionan y este país lo sabe bien", afirmó Fox en un foro en la Universidad de Georgetown, en Washington, sobre el papel del sector privado en la competitividad de América Latina, junto al ex mandatario peruano Alejandro Toledo y el ex presidente del Gobierno español José María Aznar.

"Con todo el respeto, no entiendo a los dirigentes que construyen muros, que este país se aísle del resto del mundo. ?De qué tiene miedo?", preguntó el ex mandatario (2000-2006), cuyo discurso ha sido el más aplaudido por los estudiantes y diplomáticos presentes en la sala.

Fox, que trató sin éxito de lograr un acuerdo migratorio con Estados Unidos durante su gestión, inició su intervención rindiendo homenaje a sus "queridos paisanos", los mexicanos radicados en Estados Unidos a los que calificó de "verdaderos héroes", en momentos en que la lucha contra la inmigración ilegal ha sido intensificada por la autoridades.

"Esta nación necesita una nueva visión sobre el tema de la inmigración" añadió el ex presidente, después del fracaso en el Congreso estadounidense de dos intentos en los últimos dos años de lograr una reforma migratoria que abriera el camino a la regularización de millones de indocumentados.

En cambio, el Congreso aprobó hace un año la construcción de un muro fronterizo para frenar la inmigración ilegal desde México.

Fox, que recordó que su abuelo nació en Estados Unidos, aprovechó la oportunidad para criticar al Congreso estadounidense por poner trabas a la aprobación de Tratados de Libre Comercio (TLC) como el de Colombia o Panamá.

"La economía estadounidense nos convenció a las otras naciones de que debíamos abrir nuestras economías (...). Ahora, los campeones de la apertura y de la globalización, están dando marcha atrás y no quieren competir más y construyen muros", lamentó.

El ex presidente, que se opuso en la ONU a la guerra en Irak en 2003 pese a las presiones del gobierno del presidente de George W. Bush, acabó su discurso "llamando a los dirigentes de Estados Unidos a prestar atención a América Latina, al multilateralismo".

"No intervengan más en una guerra en diferente naciones. Dejen esa responsabilidad a la ONU", declaró junto a Aznar, quien sí apoyó la invasión a Irak.