México, D.F. .- El ex presidente Vicente Fox se traicionó a sí mismo pues incumplió su promesa de defender la democracia en México, dijo a Efe Tatiana Clouthier, hija del ex candidato presidencial Manuel Clouthier, quien introdujo a Fox en la política.
"Vicente Fox se traicionó a sí mismo... Vicente dijo que estaba a favor del Estado de Derecho, que haría lo que tenía que hacer para sacar al PRI (Partido Revolucionario Institucional) de Los Pinos (residencia oficial) y que promovería la democracia y se traicionó a sí mismo", explicó al hablar de su libro "Maquío, mi padre. El hombre y el político".

La ex diputada del conservador Partido Acción Nacional (PAN), de Fox, quien en 2004 renunció a esa agrupación por fuertes discrepancias políticas con sus dirigentes, indicó que las recientes acusaciones de enriquecimiento supuestamente ilícito contra el ex gobernante muestran su "traición" a lo que dijo que defendería.

Fox y su esposa Marta Sahagún se han visto envueltos en un escándalo por sospechas de corrupción y de utilizar el poder para enriquecerse después de que se publicaron fotografías del rancho donde viven actualmente, en el estado central de Guanajuato.

Tatiana Clouthier ha escrito una biografía de su padre (Grijalbo, 2007), un empresario exitoso del estado de Sinaloa y líder empresarial que, tras la nacionalización de la banca en 1982, decidió participar en política para acabar con el sistema impuesto por el PRI, que gobernó ininterrumpidamente de 1929 a 2000.

Las campañas de Manuel Clouthier (1934-1989), primero por el gobierno de Sinaloa, y más tarde por la Presidencia, fueron el incentivo para que diversos empresarios, entre ellos Fox, participaran activamente en la política.

En su libro, Tatiana afirma que su padre, fallecido en un accidente de tráfico el 1 de octubre de 1989, fue un empresario que, entre otros personajes, admiraba al guerrillero Ernesto "Che" Guevara y creó una unidad de producción agrícola que benefició a sus trabajadores.

También otorgó becas a los hijos de éstos, pero defendía la libertad y la democracia para el país.

Manuel Clouthier contendió bajo la bandera del PAN por la presidencia del país en las controvertidas elecciones de 1988, unas de las más cuestionadas de las últimas décadas y que oficialmente ganó Carlos Salinas de Gortari, del PRI.

Después de participar en las protestas contra los resultados electorales junto con el líder de la izquierda Cuauhtémoc Cárdenas y la activista y actual senadora Rosario Ibarra, Clouthier creó ese año un gabinete alterno para presionar por los cambios que había propuesto en su campaña.

Tatiana recordó que uno de los principios de la democracia que defendió su padre fue la búsqueda de coincidencias y no la destrucción del adversario, como dice que sucedió en la campaña electoral de 2006.

"En la elección del año pasado no se buscaba la democratización del país, ni la alternativa democrática, sino la destrucción del adversario sin importar los medios", explicó.

En 2006 los partidos y grupos empresariales participaron en campañas de propaganda y el gobierno de Fox incrementó su presencia mediática en favor del candidato de su partido, el actual presidente, Felipe Calderón, denunció.

Para Tatiana Clouthier el legado de su padre sigue vigente 18 años después de su muerte porque sigue sin haber acuerdos para sacar adelante un proyecto cohesionado para el país y los partidos solo buscan sus intereses particulares.

Sostuvo también que hay que acabar con la mentira institucionalizada de los políticos y exigir que cada uno, dentro de la sociedad, haga la tarea que le corresponde.

Afirmó asimismo que el presidente Calderón "tiene la materia prima para impulsar las cosas adelante, tiene la capacidad intelectual para hacerlo... pero la pregunta es si podrá hacerlo con la gran cantidad de compromisos que tiene".

Indicó que el discurso que pronunció el gobernante hace unos días ante un grupo de 300 líderes de México, a los que recriminó por no cumplir con sus compromisos con el país, fue impactante y un reflejo de la doctrina socialcristiana del mandatario aunque está por verse si va a actuar en consecuencia.